jueves, octubre 09, 2008

El otro Maradona se pasa a River

Las desavenencias entre Diego Armando Maradona y su hijo no reconocido cuentan desde el lunes un nuevo capítulo. Si hasta entonces no trascendía de lo puramente personal, el conflicto toca ahora su punto más sensible, el futbolístico, desde la visita de Maradona Junior a Buenos Aires. Frente a la pasión que su padre procesa por el azul y amarillo de Boca, él eligió la franja roja de River.

Diego Armando Júnior nació el 20 de septiembre de 1986 y ahora, con 22 años, espera dar el salto definitivo a su carrera futbolística. En la capital argentina se entrena desde al lunes junto a los juveniles de los 'millonarios'. "En River están viendo como juego y para mí sería un sueño quedarme aquí. Si la propuesta es buena, no tengo ningún problema en quedarme en Argentina", aseguró. El otro Maradona también ha aprovechado su estancia en Buenos Aires para asistir la pasada semana al Monumental y ver en directo el choque de octavos de final de la Copa Sudamericana ante el Defensor Sporting (Uruguay), en el que River venció por 2-1.

"Yo soy seguidor de River Plate pero no porque mi padre lo sea de Boca Juniors. El equipo que siga él no me interesa nada", se apresuró a afirmar el hijo del ex capitán de la selección argentina. Durante años, Maradona sólo reconoció la paternidad de Dalma y Giannina, las dos hijas que tuvo con su ex esposa Claudia Villafañe, pero perdió en un tribunal un juicio por paternidad ante la italiana Cristiana Sinagra, madre del joven, en 1995.


Natural de Nápoles, Dieguito llegó a vestir la camiseta y el '10' que hicieron a su padre ídolo en la ciudad partenopea. Fue en cadetes, con tan sólo quince años, cuando la noticia corrió como la pólvora en Nápoles y cientos de seguidores se acercaban cada sábado por la mañana para ver en directo al primogénito de su particular 'Dios'.

Los 'tifosi' ya veían en él al nuevo salvador de su club, con el Nápoles agonizando en Serie C, y únicamente les chocaba una cosa cuando observaban un partido del pequeño. "Ma è destro!" (!Pero si es diestro!) fue la exclamación más repetida durante aquellas jornadas. Aunque para desencanto de muchos napolitanos, el proyecto de estrella quedó tan sólo en eso.

Si Diego lo fue todo en el césped, su hijo estuvo a punto de conquistar la gloria en la arena de playa. Maradona Júnior jugó la temporada pasada en el equipo Mare di Roma, de fútbol playa, y fue convocado por la 'nazionale azzurra' de la modalidad para el Mundial que se celebró este verano en Marsella.

Italia y Maradona realizaron un gran papel, finalizando subcampeones tras perder en la final 5-3 ante Brasil. "Fue una experiencia maravillosa, pero ya tendré tiempo de jugar al fútbol playa. Ahora lo principal, para mí, es el fútbol"


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...