martes, diciembre 09, 2008

Sobre la Final del Cuatro y Medio IV


Dicen que la fe mueve montañas. Y la pelota, también. Las 1.800 localidades con las que cuenta el Atano III volvieron a ser insuficientes. Esta vez no hubo ni siquiera devoluciones de última hora. Se vendió todo el papel, incluidas sillas y paseos de cancha.

Entre el grupo de privilegiados que tuvieron acceso al histórico frontón -las butacas de cancha se cotizaban a 120 euros- figuraban un nutrido grupo de futbolistas. De todos los equipos vascos. Joseba Etxeberria, Fernando Amorebieta y Markel Susaeta, por parte del Athletic. César Cruchaga y Patxi Puñal representaron a Osasuna, al igual que Cuco Ziganda, ex entrenador rojillo y en su día jugador de ambos equipos. De la Real también los hubo. Markel Bergara y Xabi Prieto acudieron a última hora acompañados por el ex realista y ahora unionista Juan Domínguez. Lo curioso del caso no es que a los futbolistas les guste la pelota -muchos la siguen con asiduidad-, sino dónde se ubicaron. Rojillos y rojiblancos ocuparon butacas de cancha, mientras que los blanquiazules tuvieron que conformarse con ver la final arriba, en la grada lateral, donde las localidades son más económicas. Es la diferencia que hay entre estar en Primera o en Segunda.

No sólo hubo futbolistas y técnicos en el Atano III. Los pelotazales fueron mayoría. Entre ellos también figuran gentes que han estado vinculadas al mundo del fútbol como los ex presidentes del Athletic José María Arrate y Pedro Aurtenetxe, quien llegó acompañado por José Luis Orbegozo, ex presidente de la Real. También vimos a otro ex presidente, Gonzalo Antón, del Alavés, junto a Luis Benito Nalda. Quien no se perdió detalle de la final fue Eusebio Unzué, director del Caisse d'Epargne, que vive la pelota con intensidad. Lo mismo que los restauradores Karlos Arguiñano y Juan Mari Arzak.

Los ex pelotaris siguen teniendo morriña de frontón. Por el Atano III se dejaron ver Miguel Gallastegi, Julián Retegui, Eugi, Errasti, Elkoro, Etxenagusia... También algunos en activo como Oinatz Bengoetxea, Beobide, Oier Mendizabal, Beroiz, Apezetxea, Eulate, Urrizelki..

Y en el palco, turno para los políticos, encabezados por Miren Azkarate, consejera de Cultura del Gobierno vasco. La pelota también sirve de nexo de unión, aunque se tengan ideas diferentes. Ese fue el caso de Carmelo Barrio (PP) e Iñaki Galdos (Eusko Alkartasuna).

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...