miércoles, marzo 25, 2009

Google echa la red a los escritores

Google quiere ser el nuevo librero del mundo. Ha dado el primer paso con la firma de acuerdo con las grandes editoriales estadounidenses, que está pendiente de aprobación por un tribunal cuya sentencia se presume favorable y se espera para el próximo junio. Ahora pretende ofrecer a los escritores y editores españoles un acuerdo similar al alcanzado en EE UU, por el que se integrarían en un canal de acceso a un mercado de millones de potenciales clientes, y en el que tendrían que competir también con millones de libros.

Luis Collado, responsable del programa de Búsqueda de Libros (books.google.com) en España, explicó ayer que están hablando con editoriales para convencerlas de que aprovechen todas las ventajas que este programa les ofrece en forma de «escaparate on line, de medio de difusión para que más gente conozca sus libros».

La entidad de gestión de derechos CEDRO está recabando el permiso de sus asociados para negociar con Google la remuneración que les correspondería en caso de que llegaran a un acuerdo. De momento, más de 5.000 autores y 300 editoriales, entre ellas todas las de los grandes grupos, han firmado su autorización para que la entidad lleve a cabo en su nombre dicha negociación.


CEDRO es favorable en principio a un acuerdo con Google si se establece en los mismos términos que el de Estados Unidos. «Reconoce que para que un libro sea digitalizado debe existir la autorización del autor y del editor, y deber haber una remuneración», según explicó a este periódico el director técnico del organismo, Victoriano Colodrón.

Collado aseguró que aumenta cada día la cifra de autores y editores españoles que ya son afiliados al programa Búsqueda de Libros de Google, puesto en marcha en 2004, y señaló que entre ellos los hay «de todo tipo», desde las que se dedican a libros educativos, a los de autoayuda, de interés general o científicos.
Google se llevaría el 37% de los ingresos por cada libro y el 63% está destinado a un registro, que lo distribuiría entre los editores y los autores.

De momento, el programa de búsqueda de libros con derechos de autor convencionales -el que de momento se aplica en España- sólo permite, según explicó Collado, descubrir el libro, entrar en él y hacer una visita limitada. En el caso de las obras de dominio público, cuando los derechos han dejado de aplicarse por llevar en el mercado más de 80 años después de la muerte del autor, pueden ser visualizados de forma completa por los usuarios.

En España se puede acceder ya a través de este sistema no sólo a libros en castellano, sino también en catalán, gallego y euskera.

Collado apuntó que es «lógico» que haya mucho escepticismo ante esta nueva manera de comercialización, pero que poco a poco las empresas están viendo la posibilidad «de este mercado de futuro». Sin embargo, en CEDRO no comparten esa actitud escéptica y están abiertos a negociar para defender los derechos de sus socios.

A nivel mundial, el programa de búsqueda tiene ya afiliadas a más de 20.000 editoriales y bibliotecas, y hay más de un millón de libros, mientras que en el programa general se pueden buscar ya cerca de 7 millones de libros en más de cien idiomas. Además, Google descarta vender estos libros digitalizados en otro soporte que no sea Internet.

Por su parte, CEDRO está tratando de llegar a acuerdos con las universidades para que puedan colgar de sus webs artículos o libros sometidos a derechos de autor. «Muchos profesores cuelgan de sus páginas textos para sus cursos y nosotros pretendemos que lo hagan de una forma que respete los derechos de autor. Ya hemos llegado a acuerdos con la Universidad Oberta de Catalunya, la de Santiago de Compostela y la de La Coruña», destaca Colodrón.

Fuente:
elcorreodigital.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...