miércoles, marzo 25, 2009

Sobre Sebastien Chabal III : Su vida y milagros

Sébastien Chabal, un jugador de rugby convertido en fenómeno mediático. Chabal nació el 8 de diciembre de 1977 en Beamont-les-Valence, una pequeña localidad a orillas del Ródano. Su vida en esto del rugby comenzó en 1997, tras abandonar su trabajo de tornero fresador, un empleo que ejerció durante tres años y que dejó para dedicarse al mundo del rugby.

En la actualidad es conocido por su look salvaje y grotesco, un look que asusta a los rivales que, valientes, se ponen frente a él para disputar un partido de rugby. En sus inicios como jugador no lucía la larga melena y la poblada barba que hoy le caracterizan, más bien era un chico normal que luchaba por fraguarse un futuro en este deporte. Y es que, Chabal no siempre fue así...


Ha sido un auténtico desconocido hasta que llegó la antesala del Mundial. Diariamente juega en Inglaterra y machaca a sus contrincantes desde el puesto de 8 en la tercera línea, el más importante de la delantera y el punto clave de juego con el medio melé.

Su potencia en la carrera y en el juego siempre han ido unidas a la robusted y el miedo, puesto que en sus cabalgadas para marcar, han sido muchos los que han acabado malheridos por sus empellones. Y es que, aunque pueda parecer lo contrario Chabal esconde bajo esa apariencia de vikingo, un hombre sencillo, padre de familia que de la nada, ha pasado a ser ídolo de masas.

Ciento noventa y cinco centímetros para mover ciento veinte kilos. Luce una melena a lo Robinson Crusoe y una barba a lo Sandokan. En este Mundial de rugby se ha convertido en el terror de las defensas rivales.


Un cuerpo de mastodonte con cara de chico malo. Muy malo. Una miscelánea de estibador del norte con elefante africano. La cámara ralentiza su paso cuando llega a la altura de Sebastien Chabal. El "8" de Francia. El recambio de los míticos Laurent Rodríguez, Eric Champ o Jean Pierre Rives. Su planta es imponente.

Su aspecto da pavor. Las manos tienen la misma fuerza que el pico de un quebrantahuesos y las piernas son tan resistentes como las Torres KIO. Dentro del campo se ha convertido en el terror para las defensas rivales. Lo dice la retahíla de apodos que se ha ganado el muchacho. Sebastien Chabal colecciona alias de dudoso gusto, entre los que destacan: "el anestesista", "sea bass (el bacalao)", "Caveman (el hombre de las cavernas)", Atila" o "El animal".


Lógico. En un partido amistoso contra Nueva Zelanda, Chabal hizo dos demostraciones de fuerza bruta y eficaz. Un placaje que los franceses han catalogado como "el placaje del siglo", en el que deja groggy al "8" neozelandés, Masoe, y más tarde hizo una percusión salvaje con un balón recuperado que destrozó a otro muchachito de casi dos metros, Williams, a quien le parte la boca y le saca dos dientes. Y es que enfrentarse a él da miedo incluso al más fuerte.

A pesar de que todo hace pensar que Chabal es un hombre rudo y salvaje, los que le conocen aseguran que o esa apariencia, de la que hace gala en los partidos, se encuentra un hombre de 29 años humilde y amablepaz de contemplar, tranquilamente, el ir u venir de las hormigas por la hierba.


Su protagonismo es tal que se barajan cantidades desorbitadas en los contratos publicitarios que requieren su imagen para aprovechar el tirón. A pesar del dinero que le ofrecen ha rechazado varias ofertas por considerarlas demasiado ajustadas a su look actual, un look que, por otro lado, afirma que no planeó, sino que es consecuencia de su "holgazanería" y de su temor a que, por causa de su deficiente inglés, no llegasen a entenderle en la peluquería.


Es tal la expectación que levanta Chabal entre los aficionados que el merchandising, en torno a la imagen del jugador, no ha tardado en hacer su aparición. Ataviados con largas pelucas y barbas postizas, los seguidores del galo jalean a su selección partido tras partido.

El nuevo look a lo Sébastien Chabal está de moda. Tanto que ya son muchos los aficionados masculinos que, raudos y veloces, han dejado de afeitarse cada mañana y de acudir a la peluquería, una vez al mes, sólo para parecerse a su ídolo. Sin duda un auténtico boom mediático y deportivo.


Fuentes:
deportistadigital.com

La ultima imagen es de Google.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...