viernes, mayo 01, 2009

Llega la Final Four

Este finde, mas largo por aquello de la fiesta de hoy, los aficionados al deporte, que tambien lo somos al de sofá, tenemos gratos momentos por delante, y es que mas allá del clásico futbolero que acapara el protagonismo, y de otros como motos, tenis, coche y demás, tenemos al Barsa peleando desde esta tarde en la Final Four de Berlin.

Copio tal cual un interesante articulo de marca, en el que destacan a los que a su modo de ver serán los protas.

Eso si, diciendo de antemano lo injustamente olvidado que esta en los ultimos tiempos Ilyasova, que me parece que es un factor determinate en el Barsa, y sino mirad los numeros contra el Tau en su eliminatoria.


Alla va el articulo....Diez personajes para una Final Four

Juan Carlos Navarro: El amante de la tensión
Será su cuarta Final Four. Ya la ganó en el 2003, pero entonces eran Bodiroga, Jasikevicius y Fucka quienes llevaban la voz cantante en el equipo. Ahora, y pese a los muchos y buenos refuerzos que ha hecho el Regal Barcelona, él es líder. En caso de apuro, las bolas calientes se las tirará él. Regresó de la NBA porque quería asumir más responsabilidades, sentirse más importante dentro de un equipo y porque ama los partidos con tensión y aborrecía las pachangas de Memphis. Está donde quería estar. Este año ya ha vivido duelos al límite. Como la semifinal que le espera y la posible final, ninguno.

Xavi Pascual: Un novato entre genios
Hace poco menos de un año le eligieron para reflotar un proyecto que se hundía. Vaya si lo hizo. Colocó al Barça en la final de Liga. Ahora, con una de las mejores plantillas de Europa a su disposición, afronta su primera Final Four. Es un novato entre genios. Pero la juventud -sólo tiene 36 años-, no está reñida con los conocimientos, sobre todo defensivos. Ahí radica el éxito de su grupo. Tiene una descomunal confianza en su equipo y también en sí mismo. Messina y Obradovic también ganaron el título en su estreno en una Final Four. ¿Por qué no Xavi?

David Andersen: A por el título con su tercer equipo
Un especialista en estas citas. Ha sido irregular durante todo el año, pero en los partidos importantes siempre da la cara. Es el único jugador que ha llegado a la Final Four con cuatro equipos distintos: Kinder, Montepaschi, CSKA y Barça. La ha ganado en tres ocasiones y siempre a las órdenes de Messina, el técnico al que se enfrentará en Berlín. Sólo diez jugadores han conquistado el título en más de tres ocasiones. Ninguno lo ha hecho con tres conjuntos diferentes. El pívot danés busca ser el primero.

Gianluca Basile: El jugón de la Euroliga
El más veterano de los jugadores azulgranas. Su experiencia será clave en esta clase de partidos en los que un error te puede mandar a casa. Es el jugador que más encuentros ha disputado en la historia de la Euroliga, nada menos que 179. Sin embargo, nunca ganó el título. También es quien más triples ha anotado en la historia de la competición (359). Su esfuerzo en defensa sobre los exteriores del CSKA puede ser tan determinante como su muñeca.

Ettore Messina: Cuando la final es lo mínimo
El entrenador más completo de Europa es la gran amenaza del Barça. Por encima incluso de sus jugadores. Suma cuatro Euroligas, incluida la última edición, y ha estado en siete de las últimas once finales. Jamás ha perdido en semifinales de una Final Four. Ya ganó a los azulgranas en Praga 2006, pero perdió ante ellos en la final de Barcelona 2003. Acaba contrato y varias franquicias de la NBA han enviado espías a Berlín para comprobar si daría la talla allí. ¿Alguien lo duda? Sería el primer europeo en un banquillo estadounidense.

J.R. Holden: El yankee que hizo grande Rusia
Su llegada al CSKA coincidió con el cambio de rumbo del gigante moscovita, que disputará su séptima Final Four consecutiva. Igual que su base. Las estadísticas no siempre reflejan la importancia de este ruso de Pennsylvania. Con los años y con los excelentes fichajes del equipo ha perdido protagonismo en ataque, pero en defensa es una roca. Será uno de los encargados de secar a Navarro. El escolta del Barça no guarda buen recuerdo de él: anotó la canasta que dejó a España sin ‘su’ Europeo en 2007.

Zeljko Obradovic: Él es la Final Four
Las Final Four no se entenderían sin la presencia del entrenador serbio, el más laureado en la historia del baloncesto europeo. Lleva 18 años entrenando en la elite, ha estado en 11 Final Four y se ha llevado seis de ellas con equipos de distinto pelaje: Partizán, Joventut, Madrid y tres con Panathinaikos. El año pasado no estuvo entre los cuatro mejores, así que viene con hambre. Es, probablemente, el entrenador que mejor lee los partidos, algo básico en estas citas. De ahí su palmarés.

Dimitris Diamantidis: Una lapa o el MVP invisible
El mejor defensor de la Euroliga por quinto año consecutivo. Ningún otro jugador ha ganado el trofeo. Es en quien Obradovic deposita toda su confianza. Él siempre responde haciendo cosas que para la mayoría pasan desapercibidas. Es el sexto mejor anotador del Panathinaikos, pero el primero en valoración. Eso da una idea de los intangibles que aporta. Hace dos años fue el MVP en el título que ganó su equipo en Atenas. Podría repetir sin que nadie se diera cuenta.

Theo Papaloukas: El jefe ha vuelto a casa
Después de seis años en el CSKA, ha regresado al Olympiacos y le ha conducido a una Final Four que no alcanzaba desde 1999. El jefe ha vuelto a casa para hacer a su equipo grande de nuevo. A punto de cumplir 32 años, sigue siendo desde sus 2,00 metros uno de los mejores bases del continente. Disputará su séptima gran cita continental consecutiva. Para Estar en Berlín tuvo que despedir -literalmente- al Madrid y a su afición en Vistalegre. Genio y figura. Su duelo con Diamantidis en la semifinal promete.

Josh Childress: A ganarse el sueldo
El jugador más caro de Europa no ha cumplido con las expectativas: mete menos de 9 puntos por partido y lleva un 16% en triples. Gana más de cuatro millones de euros, pero sus prestaciones están muy por debajo de lo que se esperaba cuando el Olympiacos se lo arrebató a los Hawks. A Dominique Wilkins se le criticó por lo mismo cuando militó en el Panathinaikos y, sin embargo, respondió cuando realmente importaba, en la Final Four. A Childress se le espera en el mismo sitio y a la misma hora.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...