martes, julio 21, 2009

Hamás se pasa al cine

Al sur de la franja de Gaza los niños palestinos corretean por un solar entre los cascotes y paredes caídas durante el último ataque israelí. Nunca han estado en el cine ni conocen a Steven Spielberg, pero creen que allí mismo algún día habrá una gran ciudad de la imagen que obligará a Hamás a desembolsar 200 millones de dólares. Mientras el proyecto llega a buen puerto, el movimiento integrista acaba de estrenar la primera película de su factoría. Se llama 'Imad Akel' y narra la historia de un joven miliciano de 23 años que murió a manos de Israel en 1993 cuando era comandante de las Brigadas de Azedín al Kasem. La esperada cinta ya se exhibe en los campamentos de verano y centros culturales.


Con un presupuesto de 140.500 euros, el filme nada se parece a los millonarios productos rodados en Hollywood repletos de efectos especiales o actores de fama internacional. La cúpula de Hamás quiere infundir a sus creaciones un sello propio. «Haremos películas de calidad que se centren en la resistencia sin escenas provocativas e inmorales», proclamó el pasado viernes el nuevo ministro del Interior de la formación, Fafji Hamás, en la presentación del largometraje.

El ilusionante estreno de 'Imad Akel' tuvo como escenario el salón de actos de la Universidad Islámica de Gaza y se convirtió en todo un acontecimiento. Una audiencia selecta compuesta por hombres barbados y mujeres cubiertas con el tradicional pañuelo musulmán se dieron cita en la improvisada sala de proyecciones. Mandatarios locales, celebridades del país... Sólo faltaba la alfombra roja para que el acto se asemejara a las lustrosas ceremonias que las grandes productoras celebran en Occidente.

Mahmud Az-Zahar, destacado dirigente del movimiento, ha escrito el guión de una película en la que el protagonista es presentado como un «héroe» que sacrifica su vida en nombre de Palestina. «Es un buen ejemplo, un símbolo de la resistencia», consideró el autor del argumento. Su opinión es compartida por el director del filme, Majed Jendeya, quien cree que Akel «puso la piedra fundacional para la resistencia armada más reciente».

Filmar una cinta en Gaza no ha sido tarea sencilla por las dificultades de espacio, la escasez de medios técnicos y el bloqueo vivido por el pequeño territorio mientras duró el último ataque del Ejército israelí. Todo ello obligó a prolongar el rodaje durante diez meses. Pocos ingresos podrán lograr sus impulsores, porque en la franja no existen cines y la única sala de Cisjordania -el otro feudo palestino- no permitirá su exhibición al estar en una zona controlada por el máximo rival de Hamás, el presidente de la OLP, Mahmud Abás. Para colmo de males, el único festival de cine existente en la 'amiga' Arabia Saudí ha sido cancelado por «directrices oficiales».

En 'Gazawood' se planea ya una segunda producción de la factoria en honor a otro mártir de los integristas palestinos, el jeque Izzedine al-Qassam. Se trata del hombre que dio nombre al brazo armado del colectivo y a los famosos cohetes de fabricación artesanal que se lanzan contra poblaciones israelíes. El séptimo arte avanza en la franja en un intento por publicitar la resistencia y distraer a la población de los sufrimientos cotidianos. Todo, con tal de que mantener la moral de la tropa.

Fuente:
elcorreodigital.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...