miércoles, septiembre 30, 2009

'El fonta', cocaína a domicilio

La fontanería es un trabajo muy respetable, pero los que se dedican a este digno oficio saben que para poder comprarse cuatro cochazos, uno de ellos un 'Mercedes' valorado en 45.000 euros, necesitarían arreglar muchas, pero que muchas tuberías. La Unidad de Drogas de la Policía Municipal de Bilbao acaba de detener a un profesional de este gremio, que de vez en cuando reparaba alguna conducción de agua, pero que, sobre todo, ganaba cuantiosos honorarios presuntamente repartiendo cocaína a domicilio. Se le conocía en el mundillo como 'El fonta', de 51 años y sin antecedentes penales.

En el tiempo que ha durado la investigación de la guardia urbana, «se le observó una vez» desempeñar trabajos de fontanería, pero en cambio, «a diario realizaba más de 15 ventas de cocaína», apunta la nota de prensa emitida ayer por la Policía local. Para pasar desapercibido, el hombre vestía de buzo durante los pases, y se desplazaba de un piso a otro por la ciudad en su furgoneta, incluso con la típica escalera del 'chapuzas' colocada encima del techo del vehículo. De Mazarredo a Heros, de ahí a Henao, y así sucesivamente.


Según las averiguaciones policiales, 'El fonta' supuestamente distribuía la droga a personas de elevado poder adquisitivo de la ciudad, casi siempre en las calles del centro de Bilbao, y era conocido por la gran calidad de la cocaína que suministraba, indicaron fuentes cercanas al caso. En el momento de la detención, registrada el pasado jueves en la capital vizcaína, portaba nueve bolsas de cocaína y más de 1.000 euros producto de las ventas de ese día.

Cuando los agentes investigadores y el juez de guardia se desplazaron a la vivienda del detenido, en el barrio de Lezeaga, para proceder al registro, se toparon con una hija de éste. Casualmente, la joven salía de la casa apresuradamente con 4.000 euros en billetes fraccionados que le fueron decomisados por su presunta relación con el negocio ilegal de su padre.

Tras inspeccionar el piso, un trastero y la lonja donde el arrestado guardaba sus herramientas de fontanería, los policías antidroga de Bilbao se ocuparon de otros 60 gramos de cocaína en roca, de gran pureza, además de balanzas de precisión y útiles para la elaboración y manipulación de la sustancia estupefaciente. Los coches, algunos de alta gama, propiedad del acusado quedaron a disposición del Juzgado. Una vez que el sospechoso sea juzgado, si los tribunales le condenaran, esos vehículos podrían ser utilizados por la Policía para la lucha contra el narcotráfico.

Fuente:
elcorreodigital.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...