sábado, marzo 06, 2010

Dos pelis de Ci-Fi

Hablemos de un par de pelis que me he visto esta semana, que comparten algún elemento más, además del obvio denominador común de ser ciencia ficción ambientada allende nuestro saturado planeta Tierra.

Y porque digo saturado, pues porque la situacion de superpoblacion y/o escasez de recursos, energéticos, alimenticios, etc, etc... es otro elemento común en ambas peliculas, que por otra parte no podrían ser mas diferentes.


Comencemos con Moon, la alabada peli del hijo de David Bowie, Duncan Jones, al que vale, ser hijo de alguien con pasta probablemente, no, seguramente, le habrá facilitado la tarea de iniciarse en estas lides, pero oye, que el tio se ha sacado de la manga un guion y una peli, que ya quisieran para si muchos de los que son considerados y se consideran grandes directores y tal y tal, siedno además su primera pelicula...¡¡¡

Limpia, elegante, profunda, sin necesidad de excesos de artificio, y con un clarisimo regusto clasicote de influencia Kubricka, palabro que me saco de la manga por ser sin duda su 2001 fuente de la que , como otros muchos, bebe hasta saciarse el bueno de Duncan, que ha sido corroborado como bueno mediante premios variados, premios a mejor película, mejor guión, mejor actor (Sam Rockwell) y mejor diseño de producción en Sitges,o Mejor película británica independiente de 2009.

Estamos en La Luna, acompañando a un sorprendente Sam Rockwell, contenido, eficaz, creible en los varios matices que habrás de ver de su interpretación, francamente buena, por parte de un actor considerado menor, que aquí se hace mayor, siendo un currela, en la realidad y en la ficción, que con ritmo pausado nos lleva adelante en una trama , delicada y deliciosamente pausada a su vez, en la que es el único habitante de una explotación energética en la terrícola Base Lunar, cuyo fin es enviar lo que de Helio-3 saca a la madre Tierra, por aquello de la escasez allá.

Tranquilo y pacífico humano que espera el fin de cada día descontando los que le quedan, pocos ya, para el ansiado relevo, tras cerca de tres años de solitaria existencia en el balcon lunar, sin ver a su familia, con la que se comunica mediante grabaciones de video, y con la unica compañia de GERTY, la inteligencia artificial que vive , o eso parece, para ayudarle y hacerle mas llevadera la brutal soledad imperante en su misión.

Y en estas que....

Puntuación:8/10
Con sus posibles mejoras, con sus lagunas, con todo lo que se le quiera buscar, una sencilla y nada pretenciosa peli, que pese a tener carencias de originalidad, a su vez en imaginativa como pocas, fuerte en lo que prentende ser, y brillante en la oscuridad de La Luna. Un autor a seguir, y al que hay que exigir.

La segunda peli que nos ocupa es Pandorum, que sinceramente me ha dejado desconcertado.

Y es que la verdad es que lo he pasado como un enano viendo algo, ya que no podría definirlo de otra manera, algo, que por momentos es malo de cojones, mala como pocas pelis, teniendo situaciones verdaderamente flipantes, o personajes sencillamente inverosimiles, acojonantes en su capacidad de evolución antes, durante y seguramente después de la peli, en la que no sabes si vas o si vienes, y que sin embargo como entretenimiento de este estilo funciona como pocas, copiando sin rubor todo lo que se os ocurra de pelis , sean en el espacio o no, como Alien, Horizonte Final o La aventura del Poseidón o Mad Max, por decir algunas.

Un par de tios se despiertan de una hibernación, no saben si larga o si no, en una nave espacial , que podría ser como Bizkaia de grande y que podría o no, estar surcando el espacio hacia, hacia, hacia, un destino que como todo lo demás....en el sueño se quedó.

El cumplidorcete Dennis Quaid y el cada vez mas grande Ben Foster, ojito con este como consiga dominar el animal interpretativo innato que lleva dentro, y le den algún papel en peli pelotazo, intentarán , conforme van indagando en sus recuerdos y en los que la nave les aporta, salir de la habitación en la que se encuentra, cerrada a cal y canto, para poder sobrevivir tomando el control del asunto, en este caso la nave Elisyum.

A partir de aqui el director Christian Alvart hace la mencionada tortilla de mil y un elementos que le han gustado, y nos han gustado seguro, en una no muy lejana juventud.

60.000 deberían despertarse, solo dos lo han hecho, parece que pasa o pasó con los demás....???

Buenos momentos , aceptable intriga, alocadas situaciones, previsibles acontecimientos, entretenimiento asegurado.

Puntuación:6/10
Si se hubiese tomado mas en serio no hubiese sido mejor.

2 comentarios:

Nemo Nadir dijo...

Hay algo fastidioso en que Moon desde su comienzo recuerde tanto a 2001 de Kubrick como a Alien. Y también lo hay en su poco original comienzo en forma de falso documental que funciona como elipsis para colocar al espectador en antecedentes. Así como lo hay en sus títulos de crédito que pretenden ser espectaculares y son sólamente torpes. Sólo la bien escogida música acierta a crear un clima subyugante, denso, intrigante. El director intenta crear un ambiente claustrofóbico y de pesadilla, pero uno no puede evitar tener la sensación de estar viendo un episodio de Espacio 1999 (¿la recuerdan?). Y no es que esté mal rodada, en absoluto, ni que los patentes homenajes a películas clásicas del género sean perturbadores, al contrario. Es que la historia no da de sí lo suficiente como para llenar hora y media. Pero es Moon también una reflexión sobre la identidad y la existencia, y una ácida denuncia de la manipulación del trabajador por las grandes empresas. De cómo una persona malgasta su vida y su tiempo para generar una riqueza de la que apenas se le devuelve un escupitajo. De cómo un obrero no es más que una mercancía, ganado, un trozo de carne que se explota y se revienta. Que se utiliza hasta el extremo y cuando a consecuencia de ese trabajo ya no puede seguir adelante, se le pega un tiro como a una bestia de carga vieja. En un mundo en el que los grandes bancos y las multinacionales se desembarazan de miles de trabajadores como si fueran lastre, peso muerto, el mensaje de Duncan Jones es absolutamente válido, poderoso y actual. Y eso es lo que en el fondo, más que en la forma, le da validez a esta película.

lokodatar dijo...

Eso es un comentario, si señor.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...