martes, abril 27, 2010

Invictus

Ayer me vi la última peli del Clint, y que quieres que te diga, me ha gustado como buena peli deportiva que es, cojonuda, pero de la historia del Apartheid que me esperaba mas bien poco hay.....

Pienso que salvo en determinadas escenas, el principio con los dos mundos opuestos tras la vallas,la visita de Matt Damon a la celda de Mandela, el momento 4 invitaciones por ejemplo, poco Eastwood clásico tenemos, y mucho Eastwood artesano todoterreno que se curra una de las mejores películas del subgénero yanki del triunfo deportivo, y encima se da el gustazo de meternos de por medio vivencias de uno de los iconos de la libertad del hombre de todos los tiempos, en lo que sin duda es un homenaje a la persona, al personaje, a los hechos, y un disfrute para el proio director.

Buen casting, buena música, buena ambientación, buen ritmo, buena aunque alargada historia dela que nada más te diré, que ya es suficiente entre lo que te sabes y lo que te imaginas.

Puntuación:8/10
Una obra menor de un autor mayúsculo que siempre llega al notable como mínimo.

Os dejo ahora con el poema que tanta vidilla dió a Mandela en sus años de talego y que pone título a la peli.


Invictus de William Ernest Henley

En inglés:

Out of the night that covers me,
Black as the Pit from pole to pole,
I thank whatever gods may be
For my unconquerable soul. -
In the fell clutch of circumstance
I have not winced nor cried aloud.
Under the bludgeonings of chance
My head is bloody, but unbowed. -
Beyond this place of wrath and tears
Looms but the horror of the shade,
And yet the menace of the years
Finds, and shall find me, unafraid.
It matters not how strait the gate,
How charged with punishments the scroll,
I am the master of my fate;
I am the captain of my soul.

En español:

Desde la noche que sobre mi se cierne,
negra como su insondable abismo,
agradezco a los dioses si existen
por mi alma invicta.
Caído en las garras de la circunstancia
nadie me vio llorar ni pestañear.
Bajo los golpes del destino
mi cabeza ensangrentada sigue erguida.
Más allá de este lugar de lágrimas e ira
yacen los horrores de la sombra,
pero la amenaza de los años
me encuentra, y me encontrará, sin miedo.
No importa cuán estrecho sea el camino,
cuán cargada de castigo la sentencia.
Soy el amo de mi destino;
soy el capitán de mi alma.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...