martes, abril 06, 2010

Kanikosen. El Pesquero. de Takiji Kobayashi

Takiji Kobayashi era asesinado en su pais a los 31 años de edad, mediante el tradicional método de la paliza policial allá por 1933.Escritor y sindicalista japonés siempre en el ojo del huracan por lo subversivo de sus ideas plasmadas en papel, este hobre defendía los derechos del proletariado frente a la opresión del capitalismo representado en el patrón cruel, a su vez un mandado de los verdaderos culpables, especuladores que bajo la excusa del progreso del pais explotaban sin contenplaciones a aquellos que tuvieron mala fortuna a la hora del reparto de cuna, o que se habían arruinado de alguna u otra manera.

Y cuando ya era un hombre que había sido despedido de un buen trabajo, marcado y perseguido por lo peligroso de su mensaje para los poderes establecidos, vió la luz este texto que nos ocupa, Kanikosen. El Pesquero., que supuso un auténtico terremoto en su pais debido al contenido de alto voltaje que basicamente incitaba al currela a la huelga, a la rebelión, a la protesta, a dejarse querer por la ideologia del vecino pais de Rusia, tradicional enemigo, en el que imperaba el rojo, el comunismo.

Pongo ahora el texto de contraportada ya que me parece perfecto para situar la acción y el lugar hacia el que vamos:


”Vamos hacia el infierno”: esta lúcida frase es el punto de arranque de una pesadilla real. Kanikosen es la crónica de la brutalidad del capital contra los trabajadores, o de la angustiosa travesía de un buque factoría en las gélidas aguas de Kamchatka.

Los obreros y pescadores viven y trabajan como autómatas y en peores condiciones que si fueran animales. Sin descanso, faenan en las peligrosas aguas de Kamchatka, enlatando los cangrejos para empresarios que viven cómodamente a millas de ahí. La tripulación no tiene identidad: los hombres no son más que cuerpos sin nombre ni dignidad, obligados a rendir hasta la extenuación, vejados y presionados para conseguir la producción deseada, y el enriquecimiento de unos pocos. Sin apenas dormir, maltratados sistemáticamente y torturados con crueldad despiadada, aún enfermos, los pescadores malviven como fantasmas. Paulatinamente y casi sin darse cuenta, la injusticia de su situación, el descontento y la puesta en común de sus terribles experiencias (que son las mismas en toda la clase proletaria de Japón) les conducirán a una sorda revolución.

El poder tiránico del patrón del buque, escoltado por un destructor de la armada japonesa, comienza a ser cuestionado. En ese momento, un grupo de pescadores que ha naufragado entra en contacto con unos marineros rusos. Con ellos descubren que otro mundo debe ser posible, gracias a la reivindicación de sus derechos como trabajadores. De vuelta al barco, los pescadores han hecho suyo el espíritu de protesta que hasta ahora la autoridad había sofocado.

Pronto, la unión de los hombres hará que las cosas empiecen a cambiar.

Una vez leido el texto, que envejece soberbiamente con sus 130 y pico paginas que se leen en un suspiro, anoche entre cena y cena, resulta inevitable pensar en el impacto que tuvo que tener en su época, en el siglo XX de principios de los años 30 en Japón, siendo este un pais como es, ejemplo de obediencia y disciplina, levantar la voz hace tantos años tuvo que ser mas fuerte que los temblores de tierra a los que están tan acostumbrados, y el final que tuvo Takiji Kobayashi se antoja no solo claramente inevitable, sino incluso tristemente necesario por el bien de la totalidad.

Un texto , que mas allá del análisis de estilo, destaca por la facilidad del autor para hacernos ver la mala vida de pescadores, marineros, obreros de la factoria del barco y demás personajes, mas de doscientos currelas que sobreviven como pueden entre pulgas, chinches y demás fauna del submundo húmedo del buque, que se los va comiendo, literalmente en algunos casos,mientras que, sin apenas descanso, sin apenas comida, sin apenas agua, sin higiene, enfermos de beri beri, de pulmonias y continuamente golpeados hasta incluso la muerte por los poderes fácticos del barco, tratan por todos los medios de subir la producción, de que nmo les ganen otros barcos, de que no les ganen los ruskis.

Un texto que aprovecha las charlas de dormitorio para, mediante los recuerdos de varios personajes, hombres y mujeres, que por deudas, por no acabar los estudios, por tener que mantener a la familia, o simplemente por ser pobres,aprovecha decía para hacernos un fotografia de todos los estratos del Japon del momento, con trabajos incluso peores que los delpesquero, como los que se producen con la expansión en la isla de Hokkaido como cabeza de lanza de un progreso, de un futuro, del inevitable y arrollador avence del capitalismo que pisoteo , y pisotea al vulgo, al pueblo, mientras otros en sus tronos, en sus despachos, en Japon, en Yankilandia, en Rusia o en Mallorca, se enriquecen a costa de una sangre que les trae sin cuidado.

Si tu trabajo te parece duro no dejes de leer este libro. Si no te lo parece también, ya que testimonios de este tipo no han de caer en el olvido, por lo que significan, por lo que demandan , por tus derechos como trabajador, por tus derechos como persona.

Comparan este texto con La uvas de la ira, aunque a mi se me antoja mas cercano a La Jungla de Upton Sinclair, por la similitud alimenticia y por la humana, en cualquier caso tenemos que agradecer a las gentes de El ático de los libros que arriesguen con la edición de un libro que está viviendo un renacimiento en cuanto a su interés en Japon, donde está siendo un autentico best-seller, pero que es completamente desconocido por estos lares, aunque nunca es tarde para aprender.

Para acabar dejo la frase que dedica Le monde y me parece cojonuda :

"Una obra maestra (...) en la que los trabajadores precarios de hoy en día descubrirán la narración de su destino"

Puntuación:9/10
Unidad en la lucha, que no se te olvide.

2 comentarios:

David dijo...

No lo conocía. Interesante. Pero me parece que pocas revoluciones o llamadas a la lucha por parte del proletariado se van a dar por aquí o por Japón aunque el libro sea ahora best-seller.
Un saludo.
PD: Qué fuerte lo de su muerte.

lokodatar dijo...

Ya te digo Rodrigo, tras cinco horas de tortura la policia se agenció un certificado de defunción falso en un hospital conchabado donde pusieron que era un habitual debido a una enfermedad cardiaca que fue la que se lo llevó al huerto, la familia y amigos intentaron hacerle la autopsia en otro sitio y en todos, bajo presion o miedo directamente , se les negaron, asi que le fotografiaron para que se vieran marcas de hierros candentes en la cara, piernas rotas, intento de ahorcamiento, una muñeca rota, hemorragias internas, la espalda abrasada y demás, enfermedad cardiaca decian, te cagas.
Pra rematar, entre el entierro y el velatoria mas de 300 detenidos y la ostia. Un flipe. En un pais civilizado.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...