domingo, septiembre 05, 2010

12 horas con un cuchillo clavado en la cabeza


Habla desde la sala de recuperación del Hospital Hernando Moncaleano de Neiva, sur de Colombia. Jader Torres Mota de 24 años no puede extenderse en la entrevista porque los médicos lo requieren tranquilo.

El colombiano de 24 años soportó 12 horas con un cuchillo de 14 centímetros clavado sobre su cráneo y parte del ojo izquierdo tras una discusión que ganó sin comprarla.

El sábado anterior en horas de la madrugada el joven cafetero asistía a un bazar comunal en Oporapa, sur del Huila. Justo cuando pretendía marcharse hacía su casa sintió un extraño golpe sobre su espalda. De inmediato exigió a Mauricio Alvis Martínez, quien lo golpeó, lo respetara.

Sin embargo, a Martínez no le importó y se le lanzó encima con un cuchillo y lo clavó sobre el lado del ojo izquierdo. El arma blanca de 14 centímetros llegó hasta la mitad del cráneo de Jader y extraerla fue imposible en el momento.

Los corridos prohibidos se apagaron, la fiesta se acabó y Jader Torres optó por subirse herido en una motocicleta porque el agresor pretendía rematarlo con piedras. Las imágenes fueron de película porque el chico colombiano soportaba un arma blanca dentro de su cabeza y todos lo miraban con asombro.


"Cuando me toqué la cara me sentí un cuchillo, en el instante no me di cuenta, sólo me percaté cuando no veía por mi ojo izquierdo", narra Jader en medio de un ataque de nervios. "Estaba alicorado, se le hizo fácil agredirme. No entiendo ¿por qué?".

En el centro de salud de Oporapa, pueblo del Huila, donde fue asistido, los médicos se asustaron y lo trasladaron a Neiva porque jamás habían visto un caso igual. El transporte al centro asistencial tardó 10 horas.

"Le pedía mucho a mi Dios que no me dejara morir, que me diera una oportunidad para vivir porque yo estoy joven y sagradamente no le hice nada a ese señor. Ni lo conozco", cuenta al confesar que intentó a la fuerza extraerse el cuchillo pero fue imposible.

Ya en Neiva, Jader, quien labora como recolector de café, perdió el conocimiento. De inmediato fue intervenido quirúrgicamente y el cuchillo fue extraído en una cirugía que tardó tres horas.

Aunque el temor era que la víctima perdiera su ojo, se salvó de milagro. El neurocirujano Andrés Rubiano, quien atendió la cirugía, explica que "inicialmente cuando vemos este cuadro sospechamos que el cuchillo había penetrado el tejido cerebral y había afectado vasos importantes a nivel de la base del cerebro que podían comprometerle la vida del paciente. Sin embargo, no fue así".

Y continua: "Hay un trayecto hacía la base del cráneo sin comprometer estructuras importantes del cerebro. Fue una cirugía de mucho riesgo y lo más complicado fue extraer la hoja del cuchillo porque podría generarse una pérdida considerable de sangre y podía fallecer".

Para el especialista Rubiano es claro que el cuchillo entró por la parte lateral de la órbita (cavidad donde se aloja el ojo y nervio optimo), siguió un trayecto sobre la región media y se alojó sobre la zona anterior de la fosa media del cráneo.

"El cuchillo tenía 14 centímetros de largo y cuatro de ancho, el proceso fue difícil porque estaba muy metido en el hueso del cráneo, finalmente logramos extraerlo y no se presentó sangrado importante", aclara Rubiano, quien precisa que la víctima puede tener consecuencias como infecciones y en un futuro fuertes dolores de cabeza y problemas vasculares.


Jader Torres Mota reporta que después que le destaparon el ojo pudo ver y por esto los médicos creen no quedó ciego. Mientras tanto, Mauricio Alvis Martínez, el agresor, huye de la Justicia que lo busca para ajustar cuentas.

Fuentes:
elmundo.es
minutodigital.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...