martes, octubre 26, 2010

La peli del Facebook

El cine yanki, vapuleado sin conpasión por las críticas en casa y fuera de ella, ha sido y es sin lugar a dudas el motor, el corazón y el alma de lo que se conoce como septimo arte, mas allá de que el cerebro normalmente lo pongan gentes de otros lugares , con otras visiones de como ha de ser esto de ver imagenes en una pantalla, mas allá de connotaciones comerciales. Gentes que a mi particularmente me gustan, como es el caso del director de esta cinta, David Ficher, que pese a beber cine en su hogar yankilandes fuera artífice de grandes pelis de las digamos fuera de genero habituales, que pudieran haber sido de otros lugares sin barras y estrellas pese a sus exitosas carreras en taquilla, y que, con el paso de los años, pese a seguir teniendo su toque particular, va perdiendo brio dejandose llevar por le hechizo, o pro el mandato de producción, por mor del mandatario dinerito que se ha de sacar con el producto.

El cine yanki, vapuleado sin conpasión por las críticas en casa y fuera de ella, tiene en algunos generos una especializacion que bordea la perfección, de tal manera que sus productos, salvo pequeños matices, son prácticamente idénticos en su gestación, desarrollo y puesta en escena. Nos gusten o no los yankis clavan las comedietas adolescentes, comedietas románticas de treintañeros, las pelis de accón plagadas de efectos especiales, las pelis de superación personal basadas o no en hechos reales, las pelis de superación personal con deporte de por medio basadas o no en hechos reales y, como en el caso que nos ocupa, las pelis con genio, basadas o no en hechos reales y que, parafraseando a uno de mis compañeros de visionado nocturno de anoche, las que nos traen el intento por encima de lo que haga falta por parte de su o sus protagonistas por alcanzar lo que comunmente se conoce como el sueño americano.

Por ello me ha decepcionado La red social. Porque ya la he visto muchas veces.


Saliendo completamente del post para volver a entrar en él, recordaré una frase que decía el otro día en una rueda de prensa el carismático e indiscutiblemente gran entrenador del equipo de futbol del Real Madrid José Mourinho, que hablando de sus jugadores comentaba con contundecia que al jugador del Madrid la calidad se le presupone, es seguro que la tiene, en caso contrario no estaría en este equipo, que lo que el buscaba era algo más, que ne parte era su tarea y en parte la de los jugadore darlo. Volviendo al post, a mi me ha sucedido lo mismo con el milimétrico guión de Sorkin, que nos hace ver, una vez más, no se cuantas van ya en cine, lo malos y ombligistas que son los centros de estudio de élite, desde sus pijos cabrones alumnos, a sus dépostas directores y demás. Un guión que por supuesto trufa de momentos brillantes y hace rebosar el texto de buenos dialogos, pero es que los personajes que vemos en pantalla no podrían ser de otra manera, o te imaginas tu, tras lo que todos hemos leido y escuchado respecto al inventor de Facebook y amigos o enemigos, todos ellos cerebritos, gentes que estudian en Harvard y similares, con un 9,85 de media como los gemelos Winklevoss, que van a ser malhablados, necios en lo cultural o incapaces de mantener una conversación medianamente brillante o simplemente solvente....??? Es decir, sí, Sorkin escribe bien, pero solo eso, bien. Lo cual paradójicamente es mucho más que lo que podriamos decir de la gran mayoria de escritores de su generación, pero en esta ocasión se me antoja insuficiente, porque ya me lo se.

Y tres cuartos de lo mismo me pasa con la dirección, técnicamente brillante, de factura impecable como no púede ser de otra manera con Fincher tras la cámaras, con sus chuliflashbacks como elemento novedoso al común de este comentado género yankilandes,y con una banda sonora estupenda en los momentos que el tecno hace acto de presencia, en ocasiones con apropiada bajada de luz, bien sea por estar en una disco, (o por la presencia Sean Parker, un buen Justin Timberlake del que luego hablaremos )y que sirve siempre para remarcar que estamos en otra fase de la historia, en otro lugar no pisado hasta ahora por nuestro prota, el genio carente de sensibilidad social que es curiosamente el artífice del último elemento social verdaderamente importatnte de nuestra época.

El cine yanki, vapuleado sin conpasión por las críticas en casa y fuera de ella, consigue sin duda que en este tipo de pelis el prota, y normalmente al menos uno de los personajes secundarios se luzcan especialmente. Por supuesto en esta ocasión no iba a ser menos la historia, y así, pese a la pobre expresión de otros miembros del reparto como Armie Hammer en su doble interpretación de gemelo con dos peinados, o la más triste aún por su no-presencia ni en la trama ni en ná de ná de Joseph Mazzello como Dustin Moskovitz, del que cual por lo que he leido por ahí algo más de chicha había, con lo que su testimonial presencia en los trapicheos de Zuckerberg en la peli es cuando menos incomprensible a nivel de guión.

Decía que así, en esta Red Social, como ya sucediera con el ejemplo más reciente que se me ocurre de esta peli ya vista, que es la calcada Mente Maravillosa de Ron Howard,(con escritura blanca en el cristal y todo) que dió el Oscar a una estupenda interpretación de Russel Crowe como matemático prodigio e hizo destacar a Paul Bettany , e incluso premio el papel de Jenniffer Connelly con un Oscar, o como también pasase con otro prodigio llevado a la pantalla en el mismo tipo de producto prefabricado yanki, El Aviador de Scorsesse y las nominaciones para Di Caprio y Alan Alda.

Decía que es de recibo destacar la estupenda interpretación de Jesse Eisenberg como Mark Zuckerberg, que se lo hace de Oscar en un ejercicio soberbio de miradas y contención de gestos, que hace que realmente nos creamos su personaje, que nos imaginemos como es el multimillonario mas joven de la actualidad, que sin embargo no se quita sus chancletas cutres de vestuario de equipo deportivo, con calcetines blancos (digo yo que se las habrá quitado ya)y un forro polar que puedes comprar tu, o que es incapaz de ver más allá de la pantalla de su portatil en cuanto a las relaciones personales se refiere, y que sin ser la tan terrible persona que uno se podría esperar tras lo visto, oido o leido antes del visionado de la película, es ciertamente un autentico hijo de puta.(Lo que le hace a su amigo y cofundador de Facebook Eduardo Severin, interpretado por un flojete Andrew Garfield da vida a, como dicen las viejas no tiene perdón de Dios)


Y claro, como en los anteriores casos en esta película que nos ocupa destaca igualmente un secundario, en este caso un sorprendente Justin Timberlake, del que muchos por ser quien es, lo que es, y lo que ha sido, renegaran, yo el primero en cuanto al depósito de mis esperanzas en su talento interpretativo, yo el primero que he de decir que borda su papel, el de Sean Parker, otro cerebrito, en este caso mas de lo comercial, de lo finaciero, que clava el perfil del genio vividor, papel golosina por otra parte, que probablemente muchisimos actores hubiesen bordado al igual que él, pero suyo ha sido y suyo lo hace. Y es que sin el que fuera fundador de Napster y parte culpable del terremoto de las descargas ilegales de música, Facebook no sería lo que hoy es. Aunque también diré que curiosamente su papel es uno de los que mas chirrian, ya que es claramente utilizado para dar el barniz de dulzón de moralidad que tanto gusta al público yanki, cone l temita de la coca, de las mujeres de algo menos de 21 años, y sobre todo con su enfrentamiento con Eduardo Severin, al que hace crecer por aqeullo de ser el buen chico contra el villano pesetero cruel y sin escrúpulos. Que será asi, sin duda, pero la cosa canta, y se antoja sobrante miel.

Con todo lo dicho estamos ante una buena película, sin duda menor de lo que la corriente de opinión dice que es, y que pese a la carencia de originalidad por la propia obligación de contar lo que cuenta se engloba entre las mejores de su género. Una película que te puede contar algo interesante o no, dependerá por supuesto de si quieres saber de donde ha salido el Facebook. Eso si, la historia ya la has visto en otras, muchas, ocasiones.

Puntuación:7/10
Además de la agradablemnete ardua escena inicial con la chica, predecible pese a su brillantez, sin dudarlo me quedo con la escena de la regata contra los holandeses, con los súbitos cambios de toma, con la musica rayante, con la brusquedad que transmite, con el sacrificio del deportista que sale con cada gota de sudor, con ritmo, con brio, con originalidad. Lo mejor de la película, y no es porque lo diga el Príncipe Alberto.

7 comentarios:

David dijo...

Venga ya! Lo de la chica está muy bien y lo de las regatas y lo que quieras... pero lo mejor de la película es que acaba mientras suena ESTO En el vídeo cuentan cuando lo de que pensaban comprarse una isla, pero al final no lo hicieron, claro.

David dijo...

Ah! Y yo no creo que el Andrew Garfield esté flojete. Está tan de puta madre como los otros. Uno es el protagonista, otros Pin y Pon (más "Apu") que se te quedan por "graciosos", y el otro el secundario "estrella" con paranoia conspiratoria... que eso no te impida ver que el tipo (gallinas aparte y "novias") está francamente genial como un tipo medio normal en todo eso...
Saludito.

Mikel dijo...

Bueno, pues discrepo, Neuronas. Yo creo que TODA la película es estupenda, no destacaría especialmente la escena del remo, que de hecho es perfectamente prescindible, y sin embargo la música (TRENT REZNOR, inquietante, concedo... de eso se trata), el montaje y su planificación la convierten en algo perfectamente integrado en el tono "nervioso" del film.
Lo de que está vista mil veces... hmm, me parece un poco exagerado. Y compararla con "emplastos" como UNA MENTE MARAVILLOSA (aburrida de narices, y eso que salía Ed Harris) o EL AVIADOR (aburridísima), vamos, en mi opinión... ni de lejos. El trabajo de Sorkin y Fincher estaría por encima de la media incluso si la media fuese mejor que la que hoy "disfrutamos" en el "cine comercial".
Y no es "la película de Facebook", creo yo... es "la película de Zuckerberg".

Pero bueno, no tiene por qué gustarle a todo el mundo lo mismo, no?

David dijo...

Yo también discrepo. Pero eso ya me lo escuchó ayer, me parece.

lokodatar dijo...

David: de lo que pones de enlace paso de decir nada....
De lo de Garfield pues bueno, ya has leido mi opinion, pese a ser ciertamente un tipo medio normal, cosa que cumple el actor, no deja de ser una interpretación simplona, sin garra en la mirada, cosa que otros rebosan.

Mikel: Ciertamente lo de gustos para todos se aplica en cualquier cosa que veamos, escuchemos, leamos, etc,etc...savo que en ocasiones la ola del sentir mayoritario provoca valoraciones mayores. No voy a entrar con las opiniones que no comparto sobre anteriores films que dan de beber a este y otros muchos como los mencionados de mentes y aviones, eso si, por enfatizar con mayusculas no se tiene mas razon....

Para mbos y todos: Una cosa es cierta, iba a ponerla en el post y se me ha psado, tal vez la historia en si misma lastre la realizacion de la pelicula, ya que basicamente no pasa nada que no se sepa, usease: genio-invento/descubrimiento-trampa/o no/crecimiento/crisis del tipo que sea/soledad acompañada de exito....mas viejo que el cagar, o cuente como lo cuente quien lo cuente, lo cual puede hacer parecer a la pelicula peor de lo que uno quisiera. En cualquier caso sin mas, no esta mal, entretenida, como muchas otras. Como dice uno de los arriba firmantes a los mejores hay que pedirles lo mejor y sinceramente creo que en este caso no se ha dado ni de lejos. Me rio de verdad cuando veo por ahí gentes de pro que icen que estamos ante una de las pelis de la historia, que redefine el cine, obra maestra y demás, juas, juas, juas. Concederé ciñendome al diccionario lo de obra maestra, ya que puede servir para que gentes que quieran realizar este tipo de producto en el futuro puedan fijarse en como volver a repetir la misma historia, con el que invente ago, con el que escriba algo , o con el que descubra algo.

Mikel dijo...

Coincido con lo de que la gente abusa mucho de lo de "obra maestra", igual que de lo de "partido del siglo", por ejemplo. Es habitual en estos tiempos, es un recurso facilón. Es mejor tratar de evitarlo.

A mí me gusta más ZODIAC que LA RED SOCIAL, mismamente... naturalmente que a los mejores hay que pedirles lo mejor. Pero repito, no hay comparación con otros "biopics"... yo creo que Fincher y Sorkin, o Sorkin y Fincher (¿Finkin? ¿Sorcher? ¿Finsorcherkin? ¿Alguna otra combinación más kafkiana?) se centran en el personaje de Zuckerberg, y lo bordan de principio a fin, simplemente. A mí, repito, me ha encantado.

Solo una puntualización: las mayúsculas no eran enfáticas, sólo para destacar los títulos; suelo hacerlo en los comentarios, porque como no hay negritas...

lokodatar dijo...

Ok por la aclaración de mayusculas y tal, con lo demás, pues eso, que me gusta que te guste.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...