jueves, noviembre 25, 2010

El invierno del dibujante

Cuando uno consigue crear, bien sea en cine, música, arquitectura, cocina o aquello que te plazca, algo con la repercusión que tuvo y tiene el cómic Arrugas, tiene que ser jodido enfrentarse de nuevo, en este caso, a una página en blanco, sabiendo que se te va a pedir más, que se te va a mirar con lupa, que se te va a exigir de manera proporcional al ruido que has producido.

Y eso que el autor del que nos ocupamos hoy era por mi parte ya alguien a quien seguir, ya asentado, siendo aún hoy por mi parte su Juego Lúgubre la mejor de sus obras.(Al menos hasta el final de este post).

Pero en estas, tras lo comentado con Arrugas, Paco Roca dió un paso adelante en lo artístico, demostrandonos lo bueno que es con Las Calles de Arena, una obra en principio menor que la del alzheimer por vox populi, pero que un servidor no ve así, ya que nos reafirma al autor valenciano como gran narrador, capaz además de un cambio de registro en cuanto a las temáticas de sus obras que refrenda, en la para mi si que menor, mucho, pero supongo que gratamente alimenticia, El ángel de la retirada, que pincha en el arguemnto, forzado por las circustancias que le exigen con el encargo tipo folleto publicitario, pero que él dibuja, como decimos vulgarmente en un bar que frecuento, con la minga.

Y con esto llegamos a este frío jueves de (no es casualidad su fecha de publicación)invierno, que nos está metiendo en un temporal de nieve, con el jaleo en Corea in crescendo, con el temor de que lo pasa por Irlanda pueda pasar por acá, y con el clásico futbolero entre las dos superpotencias tapando todo lo demás. Personas somos y el futbol tragaremos.


Y con esto llegamos a este invierno del dibujante. Un magnífico tebeo que nos habla de personas antes que de autores, y que nos lleva de una manera entrañable a una época en la que los inviernos eran igual de frios que ahora, pero había peores tejidos y menos calefacciones para capearlos. Una historia que bucea en nuestra historia para darnos a conocer unos años en los que el cómic español era industria, en la que los autores tenían que pelear tanto o más que ahora para tratar de vivir de ello, y en los que las personas soñaban con vivir de ello. Una época con menos libertades, con mucho camino por recorrer y pelear hasta llegar a esta , nuestra era de internet, donde todo vale, aunque sea un poquito.

Hay un par de palabras, que normalmente se refieren al cine, que siempre me resultaron simpáticas, un clásico instantaneo. Sin duda es aplicable a este tebeo, por lo que nos cuenta, por cómo está contado, por el regusto que te deja, porque te hace pensar, porque te apetece volver a visitarlo de vez en cuando, porque quieres recomendarlo, porque....que coño, porque te ha gustado.Mucho.

Puntuación: Su mejor obra/El tebeo del invierno/El tebeo del año

La consagración, (si no lo estaba ya), de un ENORME autor.


PD: Buen detalle ese de los diferentes colores para las diferentes épocas, a quien corresponda.

PD2:Cuando escribo reseñas, porque me gusta, porque me entretiene, etc, etc, lo hago desde la humildad siempre, aunque meta caña. Muchas veces me da pereza escribirlas, y normalemente esta pereza la producen dos casos, (aparte de la vagueza de hacerlo propiamente dicha).

Primero, que siempre hay gente que las escribirá con más esmero, tiempo o dedicación o directamente conmocimientos, tanto del cómic como arte como del propio tebeo reseñado. En este caso seguro que pasa así, al fin y al cabo por ahí andan escribientes más próximos por fechas a lo que se nos cuenta, y seguro que con más conocimientos de cómic y/o historia de aquellos años çy/o personas/editoriales que un servidor.

Segundo, cómo voy a osar comentar algo que ha creado otra persona, cuando yo no creo nada. Siempre he defendido el punto de vista de que un crítico no es más que una alimaña, un autor frustrado, un hijo de puta que trata de autocomplacerse malhablando de otros o, como me gusta ser y creo que somos muchos, gentes que por oficio o afición tratamos de extender el mensaje, oye, que si te puedo decir que algo es una caca y que no lo compres y te ahorres la tela, o que te lo gastes en otra cosa pués mejor para todos no...??? Pero volviendo a lo que quería decir, como comentar, sea para bien o para mal, algo como este tebeo, si es esplendido, si esta trabajado en todos sus aspaectos con acierto, con mimo, con respeto.

Por ello me daba pereza hacer esta reseña. Por partes de ambos motivos, así que te recomiendo que leas más reseñas por ahí, que muchos sabrán más que uno,(nunca te quedes con solo una opinión), pero principalmente me daba pereza porque es estupendo, y que voy a poder aportar con mis comentarios a algo así....???

2 comentarios:

Mikel dijo...

Coincido, igualmente.
Sobre las aclaraciones post-reseña: también coincido.

David dijo...

Pues también es bonita la reseña, igual que la del que coincide. ¿Cuántas voy a tener que leerme? Porque ahora vendrá la de Nemo, la de Pablo Lector impaciente, etc.. Y antes de leer el tebeo voy a acabar hasta el gorro con tanta crítica (aunque sea positiva (jaja)
Por lo demás, tu reflexión sobre la crítica. Uummm. Tal vez por eso de que el que haya hecho algo malo, al menos lo ha hecho, al contrario que nosotros, a mí tampoco me convence eso de la crítica. Esto leedlo como un comentario coloquial y personal, no como frase dogmática. En mi caso, procuro sólo hablar de las cosas que me gustan... y si no me gustan, explicar el motivo pero dejando bien claro que es cuestión de gustos (como siempre).
Un saludito.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...