martes, noviembre 02, 2010

La cinta blanca


Una de las mejores fotografías que recuerdo, en un precioso blanco y negro, junto con una puesta en escena de precisión neurocirujana me confirman que Michael Haneke es una máquina.

Una nueva historía en la que el muy hijo de puta consigue lo que busca. Estomagarte que dice mi viejo, tenerte tenso en todo momento, y que la grima en determinadas situaciones, soberbiamente vestidas de cotidianas, te llegue hasta lo más hondo.

Un gran trabajo actoral, con primeros planos de rostros demoledores, explendidos, beneficiados por la engañosa parsimonia de la trama.

Una nueva historia que consigue producirme esa extraña dualidad atracción/repulsión. Hechizantemente perversa, odiosamente realista seguro en algÚn lugar, en algún momento de alguna vida, que no quisiera vivir y que sin embargo llego a sentir como propia. Puto Haneke.

Puntuación:9/10
Paso de él, paso de lo que me cuenta, prefiero sin duda otras cosas, otras sensaciones en el cine, pero....al César lo que es del César....y que se lo meta por donde le quepa.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...