viernes, diciembre 03, 2010

A.I.D.P. La advertencia

Probablemente si preguntases por la calle el ciudadano de a pie medio sabría quien es Hellboy, o por lo menos le sonaría, aunque no lo ubicase del todo.

Este hecho sin duda sería debido a las populares, la primera claramente mejor que la segunda, películas que dirigiera Guillermo Del Toro en las que el camaleónico, pese a su peculiar rostro, Ron Pearlman interpreto a la perfección al demonio para todos los públicos.

Probablemente si preguntases por la calle el ciudadano de a pie medio no tendría ni idea de quién o qué es la A.I.D.P., pese a que algunos de sus más emblemáticos miembros aparecía en las mencionadas películas.

Pero vayamos más lejos y más cerca a la vez aún, probablemente si preguntases en las librerías especializadas en cómic al cliente habitual medio, habría un gran porcentaje de ellos que no han leído nuca, que no saben de qué va, que les suena a Hellboy o que directamente no conocen los cómic de la Agencia de Investigación y Defensa de lo Paranormal.

Y es una pena porque este es un tebeo cojonudo.


Una vez dicho esto ya sabes, si te identificas con cualquiera de los grupos anteriores, nunca es tarde dicen, si la dicha es buena, así que corre donde tu librero y que te diga donde engancharte, donde empezar, que merece la pena sin duda.
Para los que ya saben de qué va esto, que decir, que las cosas con Daimio y con las visiones de Liz se complican más aún, y Johann ya no sabe que hacer en este primer tomo de tres que componen este nuevo arco, en el que las putas (dichosas) ranas de Mignola y Arcudi vuelven a dar guerra, (como no/guay), de nuevo dibujadas por la mano maestra de Guy Davis tras el buen interludio que ha supuesto 1946.

Puntuación:8/10
Y seguimos subiendo sin que se vislumbre el fin. Mola.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...