lunes, diciembre 13, 2010

El experimento ruso del perro de dos cabezas


En 1954, el médico soviético Vladimir Demikhov asombró al mundo cuando desveló que había logrado un perro de dos cabezas. Para crear el monstruo injertó la cabeza, los hombros y las patas delanteras de un cachorro en el cuello de un pastor alemán. El científico mostró su obra al mundo, que se atragantó con las palomitas en el cine cuando vio beber de forma simultánea a las dos cabezas de sendos cuencos de leche, y casi vomitó cuando observó cómo goteaba el líquido del esófago desconectado del cachorro.

Teneis un video al respecto aqui.

Eran otros tiempos y la Unión Soviética presumió ante el mundo de este logro, muestra de su preeminencia médica.Durante los siguientes 15 años, Demikhov perpetró 24 perros bicéfalos. Ninguno vivió más de un mes. Todos murieron por problemas de rechazo de tejidos.


Pese a la apariencia sádica del experimento, el médico explicó que tenía buenas razones para hacerlo. Trataba de mejorar las técnicas quirúrgicas con el fin de aprender a realizar un trasplante de pulmón y corazón. Finalmente fue el médico Christian Baarnard, en 1967, quien logró la proeza, pero, según Boese, Demikhov es ampliamente reconocido por su labor para facilitar el camino.

3 comentarios:

David dijo...

Joder! No me lo creía, pero hasta en la página de Time sale. En fin...
Escalofríos me han dado..

Anele dijo...

Si es que la realidad siempre supera la ficción...
;)

Anónimo dijo...

los rusos son los únicos que tienen la valentía de hacer estas cosas.
me encantaría ser ruso

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...