lunes, febrero 28, 2011

Sobre el Naufragio de la Medusa

El otro día os comentaba aquí que me había gustado mucho el libro En el corazón del mar de Nathaniel Philbrick, que habla de lo vivido por los supervivientes, naufragos, tras hundirse el ballenero Essex en el que iban , lo que lez hizo pasarse semanas en el mar, muchas de ellas sin nada que llevarse a la boca mas que ellos mismos. Os comentaba lo bien documentado que estaba este libro sobre otros casos de naufragios famosos y tal, siendo especialmente conocido también uno de los Hilbrick comenta, el conocido naufragio de la Meduse, que pasara a la historia plasmado en el imponente cuadro de Théodore Géricault La Balsa de la Medusa (Le Radeau de la Méduse), que podeis ver si pasais por el Louvre parisino.


Allá por 1816 este cuadro supuso un enorme escandolo político en la Francia que venía del Napoleon derrotado y exiliado en Santa Elena e iba tirando con el pobre e irregular mandato del Luis que tocaba, el XVIII. Entonces una fragata de la marina real, la susodicha Meduse, naufragaba frente a las playas del Oeste de Africa, cuando iba hacia Senegal en dudosa mision con dudoso mando, ya que al parecer el Capitan tendría que haber estado retirado ya, o desempeñando un papel de menos gloria en tierra, y a los franceses naad debería de haberseles perdido en las tierras de Senegal que querían libertad y no ser colonia.

La cosa es que cuando la fragata naufrago nuestro Capitan decidio darse el piro con los botes de salvamento, llevandose en estos a sus oficiales, amiguetes y demás gentes con algo de poder o enchufe para subirse a ellos. Con esto 149 hombres, principalmente soldados, se quedaron tirados en una balsa construida con lo que pudieron y como pudieron y sin nada mas quela voluntas de sobrevivir en medio del mar.

12 días después se rescató esta balsa y solo quedaban 15.

Conforme pasaron los días tras el rescate , y todo esto se filtró a la prensa, el escandaló poseyo a la opinión pública francesa (y europea), escandalo mayor aún cuando se supo que en la balsa tuvieron de todo los más trágico que se os ocurra, traiciones, suicidios, asesinatos y canibalismo, llevados los hombres al extremo de la supervivencia tras el abandono de sus superiores.

Géricault se tiró un año, convulso año en lo político y social, haciendo bocetos, maquetas, entrevistas a supervivientes, visitas a hospitales, a cementerios y depósitos de cadaveres para tratar de plasmar todo lo que supuso el naufragio y posterior supervivencia en la balsa para estas gentes, y para el resto del pueblo francés.

Un cuadro cojonudo representativo de un oscuro momento de la historia del hombre, que podeis leer novelizado en la obra Naufragio de la Medusa de Arabella Edge.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...