lunes, junio 13, 2011

Senna


Las gentes que hoy en día disfrutan con el boom formulaunero post Fernando Alonso y su secuaz calvo, puede que si o puede que no, dependerá de la edad y de los gustos en aquel momento, disfrutasen con uno de los mas grandes deportistas de todos los tiempos, como fué Ayrton Senna, que fuera protagonista indiscutible del primer boom del motor, cuando , en palabras del propio Senna, se trataba de correr , de competir, sin política, sin tecnologia, cuando lo que importaba era la destreza de los pilotos y no el coche.

En el caso de este humilde sevidor asi fué, y asi, mientras que hoy en día no he comulgado con el exacerbado uso televisivo que se ha dado del, por otra parte aunque perjudicado por ello bastante repelente Fernando, en su día , cuando rondaba los 10 añitos o asi, flipaba con lo que me pudiera llegar de los duelos a cara de perro entre Alain Prost y Ayrton Senna, (Ferrari y McLaren) a los que posteriormente se uniría Nigel Mansell.


(Senna y Prost)

En aquellas carreras los coches eran iguales, no había un Renault, un McLaren, un Ferrari o un Red Bull que sobresaliese por sus avances de ingenieria o tecnología por encima del resto como sucede ahora, cuando vemos como por ejemplo este año el cohete de Vettel, que seguro será un gran piloto, vuela por encima del resto, lo cual hace de este asunto de la Formula 1 un aburrimiento mayúsculo, unicamente paliado de cara al aficionado por los buenos documentales previos y posteriores, siendo normalmente las carreras igual de infumables que los comentarios partidistas de quienes nos las trasmiten.

En aquellas carreras, pese a que por supuesto había equipos que eran mejores, por pasta fijo y por talento también, había una mayor igualdad, había competencia, por hacer un ejemplo rapido comparandolo con lo actual, había adelantamientos...

Pero bueno, vale de crítica chorra y facilona al día de hoy, que al fin y al cabo poco o nada sigo por mi decepción al respecto, y centremonos en el excelente documental que es este Senna.


(De izda. a dcha. los campeones del mundo Senna, Prost, Mansell y Nelson Piquet)

En el seguiremos a Ayrton desde su llegada cual jovenzuelo soñador que estaba llamado a marcar una época, no solo en su oficio, sino en su pais y por añadidura en el mundo que pudo contemplarle.

Senna, de familia con pudientes, pero enormemente humilde y normalito como todos en su casa, siempre quiso correr en coches, de ahí que sus padres, como haría cualquiera, se volcasen en la felicidad de su hijo, haciendo lo que en su mano estaba para que el chaval participase en carreras de karts, donde destacó desde un principo sobremanera, lo que hizo que el circo de la Formula 1 pusiese su ojos primero y sus zarpas despues, en quien estaba claro iba a ser una figura mundial de lo suyo.

Y asi enpieza el documento, con la llegada de Senna a Europa, joven inexperto, lejos de su casa, lejos de los amigos y familia, metido en un mar repleto de tiburones pero sabiendo nadar mas rápido que ellos.

Cientos de imagenes ineditas, cámara en mano, desde helicopteros, en entrevistas, en su intimidad, desde el punto de vista del coche mientras conducía poseido por su hambre y su talento.

Cientos de testimonios de Senna, de su familia, de sus amigos, de sus ligues, de sus rivales, de sus compañeros o de su jefe, amigo y mentor durante muchos años, Ron Dennis (imagen)



Cientos de miles de personas que idolatraron a Senna, idolo nacional en su pais, un Brasil que como dice un testimonio en la película , estaba sumido en un profundo caos, en una profunda crisis, en un momento en el que necesitaban alimento, salud, educación y alegria, aunque la alegria ya se la daba Senna....

Un Ayrton que se volcó con su pueblo en un momento en el que este estaba necesitado de él, hombre de Dios confeso, demasiado incluso, que nunca jamás rechazo sus origenes.


(Senna y Xuxa cuando cuando mantuvieron un romance)

Y ahí quedan sus logros, como su primera aparición en Monaco cuando con un coche inferior hizo segundo y al ver que iba para primero pararon la carrera para que no hiciese saltar la banca. O como cuando ganó la carrera de su Brasil, en Interlagos, por primera vez, con la caja de cambios rota que solo le permitía meter sexta durante gran número de vuEltas , lo que no impidió que fuese el primero en ver la bandera de cuadros, para desmayarse en el coche después, asustando al personal que veía su humanidad al llegar completamente vacio tras el vapuleo de la tensión y el stress.

O sus piques con Prost, otro magnífico campeón, injustamente tratado en el documental por ser el rival del prota, cuando simplemente era de un perfil completamente distinto. El llamado Profesor, frio, calculador, perfeccionista, un campeón que fue amigo y enemigo de Senna y por encima de todo el rival con el que le gustaba competir.

Y ahí queda el maltrato político sufrido por Senna, por parte de la organización, la FIA, y por parte de su director Jean-Marie Balestre, frances al igual que su delfín Prost, que se dedico a hacer la cama al brasileño todo lo que pudo y mas, como deja claro sin sutilezas el documental, robandole no ya en carreras, sino directamente un campeonato del mundo , por la puta cara.

Y ahí queda el dato, trágico, que nos dice que tras la muerte en carrera de Ayrton se reconsideraron las demandas en seguridad que él y otros pilotos pedían, pasando a hacerse efectivas, dato que nos dice que desde este momento no ha vuelto a haber muertes en la Formula 1....abrumador, acojonante....

Lo que nos lleva al final del documental, al Gran Premio de San Marino de Mayo de 1994, en Imola, en el circuito de Enzo y Dino Ferrari, donde primero en los entrenos el austríaco Roland Ratzenberger se estrellaba y perdía su vida, y donde despues en la carrera, en la curva Tamburello Ayrton Senna perdía la suya.


Todo ello y mas en un magnífico documento, narrado con brio, de tal manera que la sucesión de acontecimientos en la vida del piloto se nos presentan cual película, dejandonos en la retina decenas de fragmentos tan deliciosos como los de su relación con Xuxa, tan espectaculares como la vista con la camara de su hombro mientras se come el circuito de Monaco, tan espectaculares como el vuelo en un accidente de un joven debutante Rubens Barrichelo, o tan tristes como las lagrimas de Ron Dennis o Alain Prost o las del mas de un millon de personas que asistieron a su funeral en Sao Paolo.




Puntuación: Pole Position.
Eso si, para ver al final con un paquete de kleenex...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...