jueves, diciembre 01, 2011

Del espacio exterior de Aama al espacio interior de Jerusalen

Dos lecturas astibérricas, dos, dos lecturas gozosas que han caido esta semana de la editorial bilbaina, de dos de los mejores autores de su fondo, que demuestran estar mas en forma que nunca si cabe, y que un sevidor os va a comentar brevemente, incidiendo en que los dos lugares que visitaremos con ellos buenos son para dejarse los cuartos en dias venideros.


Empezamos con Aama 1: Olor a tierra caliente de Frederik Peeters, primer albúm de una serie que se cerrará en tres, pero (tras charla con editores en Salon de Getxo se que) con un autor disfrutando en ella y con ideas para desarrollar si chuta (ojalá) varios albumes mas.

Peeters es un autor maduro, de vuelta de todo ya, que nada ha de demostrar y que podría relajarse en la concepción de sus obras, y que sin embargo se embarca y nos embarca, firmando su albúm mas "europeo" hasta la fecha, en un estupendo viaje de ciencia-ficcion clasicota hasta el infinito y mas allá, con un par de hermanos y su irrepetible guardaespaldas en busca de respuestas, respuestas que les llegaran como a nosotros, pocas, sesgadas o ninguna, mientras la historia avanza envolviendonos en su espectacular manto de color.

Una estupenda historia, intrigante cuando menos, que avanza por paisajes dibujados con elegancia y profundidad, que nos resultan conocidos pese a ser unicamente producto de la imaginación del artista. Una historia de las que cuando pasas la última página te mata, por aquello de que quisieras seguir leyendo, pero sabes que algún tiempo habrás de esperar hasta el segundo acto, lo cual por otra parte será una magnífica oportunidad de relectura.

Puntuación: 1/1(1/3)
A esperar con muchas ganas el segundo.


Y seguimos con Crónicas de Jerusalén de Guy Delisle, ese hombre que nos documenta en cómic el mundo mientras viaja, ultimamente a rebufo de su mujer, miembro de Medicos Sin Fronteras, por lugares digamos conflictivos(vease Shenzen, Pyongyang y Birmania).

Ataca de nuevo Delisle con su particular estilo, lo cual es sinónimo de gozo y sonrisilla en el lector, ya que el hombre apunta y mata casi sin querer, como si no la cosa no fuese con él y por añadidura con nosotros. Asi, pese a que un servidor esta mas que cansado del temita judio en todas sus variantes historicas y actuales, pasa el filtro este Jerusalen, presentado por otra parte en envoltorio de lujo por la editorial, que se aleja de la habitual tapa blanda de las obras del autor, para darnos una tapa dura que pese a que de inicio mosquea, por aquello del rigor coleccionista, al final se antoja hasta necesaria, dada la extensión y calidad del asunto.

Acá estamos de nuevo por lo tanto con ese avispado narrador que es Delisle, que vuelve utiliza los asuntos de niños y demas familia con acierto, para quitar peso a lo trágico de la historia, que nos llega como siempre con el disfrute de sus paseos, en este caso por el megapolitizado e hiperreligioso volcan que es Jerusalen, donde el absurdo del odio interminable se lleva a cotas infinitas.

Puntuación: Mas de lo mismo, genial...¡¡¡

2 comentarios:

Ali dijo...

Ganas había de que saliera lo nuevo de Delisle pero me pilla en un mes muy chungo. Lo dejaré para enero o febrero.

El de Peeters tiene buena pinta pero todo lo que he leído del autor, no me ha llegado a encandilar.

lokodatar dijo...

Pues nada, ve a Jerusalen cuando puedas, no te arrepentiras.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...