miércoles, agosto 29, 2012

La fantasmagórica ciudad de Kilamba o como conseguir recursos naturales en África

 
Vista aérea de la ciudad fantasma de Kilamba (Angola)
 
A principios de Julio la BBC publicaba en su web, con gran impacto internacional, el vídeo de la ciudad fantasma angoleña de Kilamba, una ciudad nueva y moderna destinada a albergar a más de medio millón de personas pero que se encontraba extrañamente vacía. Desde los medios españoles fue apodada como “La Seseña africana”. La realidad, en cambio, muestra un escenario bien distinto.
Kialmba ha necesitado para ser levantada de una inversión de 3500 millones de dólares pero va mucho más allá de la simple especulación urbanística. Es el lugar donde se resume la lucha a nivel mundial por los recursos, un conflicto que no va a dejar de agudizarse.

Cada apartamento tiene un coste de entre 120.000 y 200.000 dólares lo que deja fuera de la lista de potenciales compradores a la mayoría de ciudadanos de Angola, ciudadanos que sobreviven con menos de cinco euros al día, pero la lógica detrás de la construcción es bien distinta.

Según el periodista español afincado en el país africano Borja Monreal ”El esquema de este proyecto es el siguiente: China ofrece un crédito al estado angoleño para ejecutar cualquier tipo de obras siempre y cuando estas sean realizadas por una empresa China (en este caso CITIC Internacional). La empresa comienza a promocionar un modelo de expansión urbana puramente chino, convence a las autoridades locales y estas deciden llevar a cabo el proyecto. Posteriormente una promotora se encarga de intentar colocar las viviendas en el mercado privado. Los problemas son todos”
Siguiendo esa estructura al gigante asiático le es del todo indiferente si los apartamentos construidos son comprados o no. La empresa edificadora CITIC, (China international trust and investing corporation) es la matriz de CITIC resources, dedicada a la explotación minera y petrolífera, compañía que posee campos de oro negro en Kazajstán por valor de, al menos, 1150 millones de dólares.

Borja añade al respecto: “El Estado angoleño es el garante final, a China le importa bastante poco que tenga éxito o no, lo que le interesará es la devolución de ese crédito Angola devuelve el crédito a China con petróleo. Y a la empresa china le importa poco o nada que el proyecto tenga un resultado negativo. La empresa china es la constructora, el Estado angoleño es el dueño de la obra, es decir, el comprador y el Estado chino es el financiador (…) Si a esto le sumas que culturalmente no responde a una demanda local: en Angola la gente prefiere viviendas de una planta con patio (aquí se vive mucho en la calle) y que está situada a veinte kilómetros de Luanda con unos atascos de entrada que pueden superar las dos horas, el resultado es que nadie compra nada.”

A ello se unen errores en la construcción de los edificios que no se subsanan a fin de reducir costes y multitud de dudas sobre las normas de seguridad aplicadas.

Pero Kilamba no es el único megaproyecto en proceso de construcción en Angola, la lista es más extensa y motea todo el país, según la empresa de ingeniería y diseño TPF, que ha intervenido en una pequeña parte de esas planificaciones, a Kilamba deben añadirse:

CACUACO CITY:
 

Primera fase en construcción, con un presupuesto de 300 millones de euros y capaz de albergar a 45.000 habitantes.
 
DUNDO:
 
 
Coste presupuestado de 330 millones de euros y en la que se incluyen hoteles, oficinas y viviendas para 90 mil residentes.
 
JARDIM DE ROSAS:
 

Proyecto edificado en las cercanías de Camama con un coste de 1500 millones de euros.

Estas megaciudades reproducen copias y copias del mismo tipo de vivienda e importan modelos de construcción basados en la cultura china o en la occidental a un país con una idiosincrasia completamente distinta pero forman parte de un esquema de negocio que aporta al gigante asiático importantes ventajas:

1.- Consigue recursos naturales para satisfacer la demanda de su emergente economía.

2.- Iguala la balanza comercial con Angola: los 10.000 millones de dólares en créditos a la construcción de diferentes proyectos en el país africano son el equivalente a lo adquirido por China en recursos naturales.

3.- Obtiene volumen de negocio para sus empresas y puestos de trabajo para su población dado que las compañías chinas contratan a trabajadores de su país en lugar de población local. En ese Estado de cosas el dinero se queda también en China.

Fuentes:
colectivoburbuja.org
bbc.co.uk
tpf.eu
yahoo.com
wikipedia.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...