lunes, septiembre 03, 2012

Cenizas

Me ha gustado tanto, tanto, pero tanto tantísimo este cómic (novela gráfica) de la bilbaina editorial Astiberri que no se como empezar a decir algo sobre él.

No es la primera vez que me pasa, otros tebeos, libros, pelis o series me han dejado en blanco por su poderoso influjo, pero la verdad es que hacia bastante tiempo que no me llegaba tanto una obra en viñetas, por lo tanto, y como llevo unos días durmiendo más horrible de lo habitual y ando torpón para escribir, voy a tirar por lo facilón, y primero os cuelo la sipnosis oficial, de la web de la editorial, por saber por donde estamos...tres amigos que no se ven desde hace años, discutiendo dentro de un coche, con un montón de kilómetros por delante hasta una misteriosa cruz marcada en un mapa: ésa es la premisa de Cenizas, la obra más ambiciosa de Álvaro Ortiz.

Unas extrañas circunstancias propician ese reencuentro surrealista entre Polly, Moho y Piter, que deciden emprender un incierto viaje a un destino más incierto todavía, durante el cual se irán revelando sus personalidades de alto calibre, a las que se unen secundarios de lo más folclóricos.

Encuentros y desencuentros, persecuciones, moteles de carretera, matones barbudos que tocan el banjo, un cementerio de barcos, cerveza a discreción, discusiones, resacas y cierta dosis de violencia y tensión sensual...: una mezcla explosiva entre road movie emocional y thriller gamberro en el que nada es lo que parece.

 
Y oye, fijate tu que la sipnosis, sin reventarte nada como me jode eso, te pica lo suficiente dandote pinceladas de su verdad para que servidor al menos, le tuviese muchas ganas desde que conoció su próxima aparición, o me dirás que no mola la premisa inicial..??

Y la cosa es que, el al menos para mi desconocido hasta hoy, autor a seguir de ahora en adelante, Álvaro Ortiz lo clava. Becado por el proyecto de Alhondiga Bilbao que le ha permitido trabajar en esta obra en Angouleme durante año y pico, nos lleva comodamente instalados como unos más en el coche, en un viaje a través de algún lugar indeterminado, acompañando a los mencionados protagonistas y el mono, en busca de ese sitio que la X marca en el mapa. Ninguno sabe muy bien porqué están de nuevo juntos, tras años sin verse y sin apenas comunicarse, y los roces presentes se mezclan con los recuerdos pasados mientras el autor, muy pero que muy elegantemente nos va presentando al elenco de principales y secundarios mediante sencillos a la vez que eficaces flash-backs, de tal manera que la trama avanza a dos tiempos, lo que hace que el ritmo sea continuo, uniforme y siempre enfrascados en lectura interesante.

Y es que lectura tiene este tebeo, con su exigente parrilla de multiples viñetas pseudominimalistas, que lo mismo aciertan con sus dialogos, que con sus silencios, que con sus voces en off, mientras que como sabiamente se nos dice también en la contraportada es soberbia su " forma de colorear, la magia que destilan sus paisajes urbanos y rurales y la increíble humanidad de sus personajes...”.

Y que más, pues no se que más contarte, una historia de personas más que de personajes, actual, adecuada para cualquiera que alguna vez haya soñado, se haya reido, y haya disfrutado con amigos de locuras de juventud, y que hoy se levanta por la mañana más achacoso, con la rutina sobre los hombros y con ganas de montarse en un coche a vivir una última aventura, o no...porque la felicidad también está en el día a día...o no....

Puntuación: Sobresaliente
Uno de los tebeos del año, una lectura que me ha dado pena cuando he terminado de vivirla, algo que contar y saber como contarlo.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...