domingo, noviembre 03, 2013

Gangs of Wasseypur I y II

5 horas y media después puedo decir que acabo de ver una de las mejores películas (díptico) que he visto nunca y, fijate tu con el asco, perdón, con lo poco que me gusta el cine siempre pseudomusical tipo que nos proponen desde Bollywood, esta película que hoy me apasiona nos llega desde la lejana India....


Magnífica historia que Anurag Kashyap borda en su dirección, en base a una amalgama de fuentes, se ve que bebidas con pasión, que podrían ir desde el mas serio Scorsesse al mas alocado Tarantino, o Bertolucci y Leone mezclados con un buen John Ford, todos ellos pasados por el elegante tamiz del costumbrismo bien contado, con los toques justos y necesarios de humor simpaticón y, siempre, con la inevitable influencia del propio cine patrio del director, que nos calza música sin fin, pero de una manera completamente diferente a lo visto en el cine de aquel gigantesco en extensión, costumbres e historia, a la vez que extraño país. Música que acompaña a la película cual banda sonora, por fin en una peli hindú, con sentido y sensibilidad cada vez que suena, y sin bailes sobrantes, ni duros protagonistas que de repente se conviertes en estrellas de cabaret. Música utilizada en la onda de lo que puede ser el cine universal, de tal manera que enriquece sobremanera el producto, producto que merece ser visto para degustar y hacer crecer el cine de aquel lugar, pasional como pocos, pero normalmente errado en su apuesta meramente local.

Magnífica historia basada en la historia real de la ciudad de Wasseypur del título, hoy absorbida por la ciudad de Dhambad, una de las ciudades incluidas en las listas de las de mayor crecimiento del mundo. Pese a esta absorción, consigue la zona de Wasseypur, como podémos ver en este caso, mantener su independencia y modo de vida propio, humilde, pobre, salvaje, en la conocida mundialmente como La Ciudad del Carbón de la India, sobrenombre que nos lleva a sumar dos y dos sin necesitar ser muy listos, mucho carbón, mucho dinero, mucho dinero mucha corrupción, mucha corrupción mucho corrupto, mucho corrupto mucho pobre, mucho pobre mucho rico...y asi en el infinito ciclo de la vida. Un ciclo de vida en el que como reza el film, la venganza se hereda.


Nuestra colorida historia, fiel a hechos reales pese a su novelización, comienza en 1941, antes de que la India logré la independencia de Gran Bretaña, cerca de Wasseypur, que por entonces comienza su expansión a cuenta del carbón.  Shahid Khan se enfrenta al poderoso Sultana, legendario ladrón de trenes al que trata de arrebatar el negocio. Mientras tanto en Wasseypur, el ambicioso Ramadhir Singh dirige una mina que comienza a ser un buen negocio.

Enorme fresco a lo largo de décadas que, siguiendo las vidas de padres, madres, hijos, tios, primos, sobrinos, nietos, amigos y demás de las tres familias implicadas principalmente en la historia de luchas de poder, los Khan, los Carniceros (literal) y los Ministros (literal), nos deja ver la amplitud del cosmos dentro de los microcosmos que componen la florida nación hindú, en un soberbio documento histórico y social, a la vez que soberbio ejercicio de película negra, tan oscura o más que la barba o el pelo aceitado de cualquier hindú que se precie.

Puntuación: Obra Maestra
Una de esas películas que has de ver en tu vida, que no te pesen los prejuicios hacia el país, o el de cine de allá, ni la idea de que la has podido ver contada por otras culturas. Tan buena como la vida misma.







No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...