lunes, septiembre 30, 2013

Rock Radical Vasco: La Gran Martxa de los 80 (Documental completo)

Rock Radikal Vasco: La Gran Martxa de los 80 es una película documental que ha sido dirigida por Begoña Atutxa y que es presentada por Roberto Moso (ex vocalista de los santurtziarras Zarama). En la misma, aparecen los testimonios de muchos de los protagonistas de la escena rock de la época como Marino Goñi (del sello independiente Gor Discos), además de miembros de bandas como Hertzainak, RIP, Kortatu, Potato o Las Vulpes, entre otros.


Hete aquí la sinopsis:

Lo que se había silenciado a sangre y fuego en los padres se convirtió en el grito de los hijos. Un grito de desencanto, de frustración, de violencia y de rebelión que se dio en llamar Rock Radikal Vasco. Este vital trabajo busca presentar de una vez una visión esclarecedora del movimiento más radical -valga la redundancia-, enfadado, puro y duro que ha dado nunca España. Una palabra del subtítulo (“La Gran Martxa De Los 80”) puede producir confusión: hubo gaupasas durante aquellos convulsos 80’s, pero el fin era la sublevación total contra el estado de las cosas. De Santurtzi a Bilbao, vamos por gaztetxes y barrios en busca de la historia del RRV, ciudad a ciudad. Lo importante, cómo no, son los grupos: Zarama, Hertzainak (pioneros en la utilización del euskera) y Kortatu; Barricada y La Polla Records (“doblemente marginados” por ser punks y más de pueblo que un tractor); la “Euskadi tropical” que buscaron fundar Potato y Tijuana in Blue; la ruleta rusa de Eskorbuto, Cicatriz o RIP (grupos que perdieron a miembros por culpa de la droga). Integrantes y colaboradores indagan en esta onda expansiva que aún levanta olas y hunde barcos.

Aquí os lo dejo:

domingo, septiembre 29, 2013

Venenosa


Def Con Dos - España es idiota

No mercy


Traducida en español como Sin piedad, Yongseoneun Eupda es simple y llanamente otro peliculón surcoreano absoluto, una nueva muestra de que hoy por hoy cualquiera que desee ver o hacer un buen thriller ha de mirar hacia allá, para sufrir o disfrutar, pero sobre todo para aprender.

No quiero hablar mucho mas de este juego de perseguidos y perseguidores, de cazadores y presas en el que ni ellos mismo saben que son, cuando y por qué.

No quiero hablar mas de la cuenta ya que esta es una peli con un soberbio guión a descubrir, en la que no faltan los habituales polis cachondos surcoreanos,a los que en este caso acompañan una joven novata y un experto forense, que encuentran el cadáver de una joven, cadáver que ha sido troceado, cadáver al que le falta un brazo...y.... hasta ahí puedo leer....

Puntuación: Sobresaliente
Una terrible película redonda, con una traca final de las de recordar, inolvidable.

PD: Debut como director y escritor de Kim Hyeong-joon, que automaticamente se convierte en alguien a seguir, al que ayuda sin duda el magnífico duelo actoral de los dos protagonistas principales, de un lado Kyung-gu Sol, visto por servidor en las de Public Enemy, Silmido, Cruel Winter Blues o Troubleshooter entre otras, que en este caso para mi hace su mejor papel, y del otro el emergente Seung-beom Ryu, un actor visto por mi en The Unjust y el peliculón que fue la reciente The Berlin File, (de la que hablé aquí), y que sinceramente creo que es el mejor emergente de este cine que nos llega, con las últimas interpretaciones en estado de gracia.

Domingo de cortos: Salón Royale


Estupendo corto de la argentina Sabrina Campos que nos cuenta como Ana se dirige junto a dos amigas a un casamiento. Tiene la ilusión de conocer a alguien, pero sus expectativas cambian cuando una de ellas le revela que a la fiesta... parece que va su ex...

Domingo de cortos: Jacinta



Stop motion mexicana de primer nivel, en el que Karla Castañeda nos trae la historia de la soledad de una anciana que, a medida que teje, es como si se preparara para su muerte...

 

Como tenía un ratillo, hice unas chapuzas en casa...















viernes, septiembre 27, 2013

Hozier - Take Me To Church

A un hombre de unos 73 años le está entrevistando un periodista en un jardín...

A un hombre de unos 73 años le está entrevistando un periodista en un jardín. El hombre entrevistado se expresa del siguiente modo:
-Soy hijo de exiliados.
-Hasta los 27 años y poco antes de la transición no pudo volver a España por culpa de Franco.
-A mi padre, pobrecito, no sabíamos ni dónde enterrarlo.
-Mi madre, estuvo muchos años en silla de ruedas.
-Ahora tengo 73 años.
-Hace meses me quitaron el 30 % de un pulmón.

-Mi mujer, es inmigrante.
-Tengo tres hijos con ella.
-De los tres, sólo trabaja una, la del medio,... pero no cobra nada.
-Todos, incluidos los nietos, viven de mi asignación.
-La mayor, se acaba de divorciar.
-Mi yerno, se daba a las drogas y al alcohol y la ha dejado con dos niños.
-El pequeño de mis hijos, aún no se ha ido de casa y, además, se ha casado con una divorciada y la ha traído a vivir con nosotros.
-Esa señora antes trabajaba, tenía muy buen puesto, pero, desde que vino a mi casa ya no hace nada.

-Ahora tienen dos niñas que también viven bajo nuestro techo, para colmo, este año, con lo de la crisis, casi no nos hemos podido ir de vacaciones y, si me apuras, ni he podido celebrar que España ha ganado el Mundial.

-Para colmo, el marido de la mediana, anda en líos con la justicia.
-Al enterarme me desmayé y casi pierdo un ojo al darme con una puerta...

El periodista, pone cara de asombro y comenta:

-No creo que su situación sea tan mala, Majestad.



jueves, septiembre 26, 2013

El mundo según Monsanto (Documental completo en español)


Documental que denuncia los efectos negativos que provocan los productos agroquímicos y las semillas de soja transgénica que comercializa la empresa más grande del mundo del sector.

 En síntesis, expone la cara más oscura de la lógica económica neoliberal, a través de la realidad agrícola de América del Norte y del Sur, especialmente de Argentina. Hoy Monsanto es el primer semillero de soja, maíz, algodón y productor de agroquímicos del mundo.

Quien dice semilla, dice Monsanto, pero también dice alimentos. Es la empresa norteamericana que maneja el mercado mundial de la soja. Es la misma empresa que fabricó PCB, y ocultó durante 50 años que ese aceite era cancerígeno.

Es la empresa que produce y que patentó las semillas de soja genéticamente modificadas, para resistir agroquímicos y tempestades, etc...

Todo ello y mas en este estupendo documental:

Hombre vs Rinoceronte

Rinôçerôse - La Guitaristic House Organisation

Superbus


Una con un coche


miércoles, septiembre 25, 2013

Crónicas marcianas (la miniserie completa en español)


Aquí os dejo la miniserie en la que el prolífico Michael Anderson adaptó el famoso texto de Ray Bradbury, con el no menos prolífico Rock Hudson al frente del potente reparto.

Parte 1 de 3: Las Expediciones




Parte 2 de 3: Los Colonos




  Parte 3 de 3: Los Marcianos

Visto el piloto de los Agentes de SHIELD


Entretenido, fresquito, con ritmo, presentando al reparto sin profundizar demasiado para no aburrir, con lucecitas, maquinitas, cachivaches y demás por todas partes, sembrando la duda de algún secretillo, rescatando a quien había que rescatar de la muerte con elegancia, con guiños a la casa y tal y tal, todo ello en continuidad del Marvelverso justo tras la batalla del final de la peli de Los Vengadores.

Perfecto, un piloto ejemplar.

Que si esta bien la serie...??

Pues ya veremos a partir de próximos episodios, aún es pronto, yo por el momento me apunto a su grupo Agente Coulson, cuente conmigo.

Puntuación: Hecho para molar y mola.
Espias, superhéroes, héroes normales, villanos, secretos, acción y divertimento, a que fan no le puede gustar...??

PD: El continuo puntito de humor es francamente agradable.

lunes, septiembre 23, 2013

Alonso finalmente no se compra la bici nueva


Alonso y Euskaltel rompen el acuerdo.

Se veía venir. Pasadas tres semanas del anuncio que tanto Fernando Alonso como la firma Euskaltel hicieron a bombo y platillo coincidiendo con la etapa de Hazallanas de la Vuelta a España -el lunes 2 de septiembre-, por el cual el piloto de F1 compraba la licencia del equipo vasco, la luna de miel entre las partes ha terminado de la peor forma posible: sin acuerdo y, salvo milagro, sin posibilidad de que se produzca, porque las negociaciones no sólo se han enfriado, sino que están prácticamente rotas.

 Alonso anunció que compraba la licencia del Euskaltel, cuya permanencia en el World Tour parecía asegurada hasta 2016, y los contratos de los 14 corredores que tenían compromiso para el futuro. Sin embargo, Euskaltel quiere desprenderse de todo lo que huele a ciclismo y ha intentado que el piloto, al adquirir la sociedad Basque Cycling Pro Team, asuma todas las responsabilidades de esta.

Las dos partes cuentan versiones contrapuestas. El entorno de Alonso deja entrever que la contabilidad del equipo vasco no era tan clara como creían y que, además, el nuevo equipo tendría que asumir los contratos de toda la plantilla, incluidos los técnicos y auxiliares. Euskaltel, por su parte, asegura que sus cuentas no tienen nada oculto y que no era un requisito para el acuerdo que Alonso se quedara con los técnicos y auxiliares. De hecho, Euskaltel aceptó la condiciones impuestas por los asesores de Alonso, que, aun así, han decidido no ejecutar la compra del equipo. El preacuerdo fue roto el viernes. La batalla entre los abogados de una y otra parte ha sido dura, pero, lejos de entenderse, han acabado por hacer inviable el proyecto. Fernando Alonso, por tanto, baraja otras opciones, porque no sólo Euskaltel pasa dificultades, aunque al final no sería de extrañar que, como ya sucediera en 2009, acabara por olvidarse, al menos por el momento, de su sueño de tener un equipo de ciclismo propio. Quienes más pierden, así, son los corredores que Euskaltel tiene firmados, porque primero se les pidió tiempo, luego se les ofreció la libertad -sólo de palabra, jamás de manera oficial-, más tarde se les pidió calma y ahora pueden encontrarse otra vez en la calle cuando algunos han dejado pasar oportunidades muy interesantes de cara al futuro más cercano.

 Los afectado, ademas de técnicos y demás, son Samuel Sánchez, que tiene contrato hasta 2015, Mikel Nieve, Igor Antón, Mikel Landa, Ion Izagirre, Romain Sicard, Egoi Martínez, Gorka Verdugo, Juanjo Lobato, Garikoitz Bravo, Jon Aberasturi, Pello Bilbao, Miguel Mínguez y Rubén Pérez.

Ahora, los corredores del Euskaltel con contrato que iban a quedar englobados en la escuadra de Alonso vuelven a estar en el aire, y sin apenas tiempo para negociar con otros conjuntos cuando ya las plantillas están practicamente llenas. Alguno de ellos rechazó ofertas de otras escuadras cuando, en plena Vuelta, Alonso anunció que compraba la licencia UCI World Tour del Euskaltel-Euskadi. Parecía un milagro y se ha quedado en una decepción.

Fuentes:
marca.com
elcorreo.com

Braquo


Me ha gustado la primera temporada de esta serie de Olivier Marchal, director francés de largos vistos por servidor como la buena Gangsters, la sobresaliente Asuntos Pendientes, la notable MR 73 y la no menos notable Les Lyonnais. Marchal, reconocido ya por público y crítica, aplica ahora su arte y experiencia laboral propia, llevándose su receta de buenos thrillers policíacos, a la pequeña pantalla apadrinado por Canal + Francia, y como dijo aquel, que bueno que viniste...!!

Estamos en la enorme e indómita periferia de Paris, donde en una de las comisarias existentes conviven distintos cuerpos de la ley, entre los que se encuentran una unidad donde están los mejores, los mas duros, los que todos quieren ser pero realmente nadie quiere hacer el trabajo de serlo, ya que hablamos de la Unidad de Delitos Violentos (traducido así mas o menos), un grupo que se encarga de partirse la cara con lo peor de lo peor de los mas preparados e igualemente duros delincuentes que operan en el entorno de la ciudad francesa, donde los asesinatos, los secuestros, las persecuciones, peleas, atracos y demás son el pan nuestro de cada día de perros de presa que se mueven en ambos lados de la linea roja.

En una de estas, a uno de nuestros polis protas se le va la pinza y la mano en un interrogatorio, con lo que arrancarán 8 capitulazos de una hora de duración, que como uno solo nos traen una historia única, en la que veremos las verdades ocultas de buenos, malos y peores, donde los grises pasarán a ser negros y los blancos brillaran por su ausencia. Un polar como la copa de un pino, con una guerra abierta en varios frentes en la que tanto la versión francesa de Asuntos Internos, (que asqueroso es Vogel) ,como mafias y mafiosetes varios y variados, (de entre todos se sale Alain Figlarz como Serge Lemoine, se sale mucho), querran morder en la yugular al mencionado grupo de policias, Eddy Caplan, Walter, Roxanne y Theo, siendo todos igual de hijos de puta, independientemente del bando.

Buen reparto, mucho ritmo, buenos giros, tensión, nervio, intensidad, acción, una serie de calidad de la que acaba de arrancar la tercera temporada, mientras por mi parte acabo de comenzar a verme la segunda, tras un final de primera de los de recordar.

Puntuación: Sobresale
No lo dudes.

sábado, septiembre 21, 2013

¿Álguien pensaba en otro resultado de la "investigación"?

Visto en uno de los comentarios de la noticia.

 Tal cual.

 La pelota que mató a Íñigo Cabacas fue disparada a unos 25 metros
«No puede determinarse la posición exacta» del ertzaina que realizó el disparo mortal, según el informe de Balística del Cuerpo Nacional de Policía 

La noticia completa aquí:
http://www.elcorreo.com/vizcaya/v/20130921/pvasco-espana/pelota-mato-inigo-cabacas-20130921.html

¿Álguien pensaba en otro resultado de la "investigación"?

Los nueve mil millones de nombres de Dios

El doctor Wagner se contuvo haciendo un esfuerzo. La cosa tenía mérito. Después dijo:
—Su pedido es un poco desconcertante. Que yo sepa, es la primera vez que un monasterio tibetano encarga una máquina de calcular electrónica. No quisiera parecer curioso, pero estaba lejos de pensar que un establecimiento de esta naturaleza tuviese necesidad de aquella máquina. ¿Puedo preguntarle qué piensa hacer con ella?
El lama se ajustó los faldones de su túnica de seda y dejó sobre la mesa la regla de cálculo con la que acababa de hacer la conversión de libras en dólares.
—Con mucho gusto. Su calculadora electrónica tipo cinco puede hacer, si su catálogo no miente, todas las operaciones matemáticas hasta diez decimales. Sin embargo, me interesan letras y no números. Tendría que pedirles que modificasen el circuito de salida, de modo que imprimiese letras en vez de columnas de cifras.
—No acabo de comprender...
—Desde la fundación de nuestro monasterio, hace más de tres siglos, nos hemos venido consagrando a cierta labor. Es un trabajo que acaso le parezca extraño, y por ello le pido que me escuche con espíritu abierto.
—De acuerdo.
—Es sencillo. Estamos redactando la lista de todos los nombres posibles de Dios.
—¿Cómo?
El lama prosiguió, imperturbable:
—Tenemos excelentes razones para creer que todos estos nombres requieren, como máximo, nueve letras de nuestro alfabeto.
—¿Y han estado haciendo esto durante tres siglos?
—Sí. Y hemos calculado que necesitaríamos quince mil años para completar nuestra tarea. El doctor lanzó un silbido ahogado, como si estuviera un poco aturdido.
—O. K. Ahora comprendo por qué quiere usted alquilar una de nuestras máquinas. Pero, ¿cuál es el objeto de la operación?
El lama vaciló una fracción de segundo, y Wagner temió haber molestado a aquel singular cliente que acababa de hacer el viaje de Lhassa a Nueva York con una regla de calcular y el catálogo de la «Compañía de Calculadoras Electrónicas» en el bolsillo de su túnica de color azafrán.
—Puede llamarlo ritual si así lo quiere —respondió el lama—, pero tiene una gran importancia en nuestra fe. Los nombres del Ser Supremo, Dios, Júpiter, Jehová, Alá, etc., no son más que rótulos escritos por los hombres. Consideraciones filosóficas demasiado complejas para que se las exponga ahora nos han dado la certidumbre de que, entre todas las permutaciones y combinaciones posible de letras, se encuentran los verdaderos nombres de Dios. Pues bien, nuestro objeto consiste en encontrarlos y escribirlos todos.
—Ya comprendo. Han empezado ustedes con A.A.A.A.A.A.A.A.A. y terminarán con Z.Z.Z.Z.Z.Z.Z.Z.Z.
—Con la diferencia de que utilizamos nuestro alfabeto. Desde luego, supongo que les será fácil modificar la máquina de escribir electrónica adaptándola a nuestro alfabeto. Pero hay otro problema más interesante, la disposición de circuitos especiales que eliminen las combinaciones inútiles. Por ejemplo ninguna de las letras debe aparecer más de tres veces sucesivamente.
—¿Tres? Querrá decir dos.
—No. Tres. Pero la explicación detallada requeriría demasiado tiempo, aunque comprendiera usted nuestra lengua.
Wagner dijo, precipitadamente:
—Claro, claro. Prosiga.
—Le será fácil adaptar su calculadora automática para lograr este punto. Convenientemente dispuesta una máquina de este tipo puede permutar las letras unas tras otras e imprimir el resultado. De esta manera —concluyó el lama tranquilamente—, lograremos en cien días lo que nos habría costado quince mil años más.
El doctor Wagner creyó perder el sentido de la realidad. Las luces y los ruidos de Nueva York parecían esfumarse al llegar a las ventanas del building. Allá, a lo lejos, en su remoto asilo montañoso, los monjes tibetanos componían desde hacía trescientos años, generación tras generación, su lista de nombres desprovistos de sentido... ¿Acaso la locura de los hombres no tenía un límite? Pero el doctor Wagner no debía manifestar sus pensamientos. El cliente tiene siempre razón...
Respondió:
—No cabe duda de que podemos modificar la máquina tipo cinco de manera que imprima las listas como usted desea. Me preocupa más la instalación y el manejo. Además no será fácil transportarla al Tibet.
—Esto puede arreglarse. Las piezas sueltas son lo bastante pequeñas para que puedan transportarse en avión. Por esto hemos escogido la máquina de ustedes. Envíen las piezas a la India, y nosotros nos encargaremos de lo demás.
—¿Desean los servicios de dos de nuestros ingenieros?
—Sí, para montar la máquina y vigilarla los cien días.
—Enviaré una nota a la dirección de personal—dijo Wagner, escribiendo en un bloc—. Pero aún hay dos cuestiones más que resolver...
Antes de que pudiese terminar la frase, el lama había sacado del bolsillo una hojita de papel.
—Aquí tiene el estado, certificado, de mi cuenta en el Banco Asiático.
—Muchas gracias, Perfectamente... Pero, si me permite, hay otra cuestión, tan elemental que casi no me atrevo a mencionarla. A menudo ocurre que se olvidan las cosas más evidentes... ¿Disponen de energía eléctrica?
—Tenemos un generador Diesel eléctrico de cincuenta kilovatios y ciento diez voltios. Fue instalado hace cinco años y funciona bien. Nos facilita la vida en el monasterio. Lo compramos principalmente para hacer girar los molinos de oración.
—Ah, ya. Naturalmente. Hubiese debido pensarlo...
La vista, desde el parapeto, producía vértigo. Pero uno se acostumbra a todo. Tres meses habían transcurrido, y a Georges Hanley no le impresionaban ya los seiscientos metros de caída vertical que separaban el monasterio de los campos cuadriculados del llano. Apoyado en las piedras redondeadas por el viento, el ingeniero contemplaba con ojos cansinos las montañas lejanas cuyos nombres ignoraba. «La operación nombre de Dios», según la había bautizado un humorista de la Compañía, era sin duda el trabajo más desconcertante en que jamás hubiera participado.
Semana tras semana, la máquina tipo cinco modificada había llenado miles y miles de hojas con sus inscripciones absurdas. Paciente e inexorable, la máquina calculadora había agrupado las letras del alfabeto tibetano en todas las combinaciones posibles, agotando una serie tras otra.
Los monjes recortaban ciertas palabras al salir de la máquina de escribir eléctrica y las pegaban devotamente en unos enormes registros. Dentro de una semana, su trabajo habría terminado.
Hanley ignoraba qué cálculos oscuros los habían llevado a la conclusión de que no hacía falta estudiar conjuntos de diez, cíe veinte, de cien o de mil letras, y no tenía ningún empeño en saberlo. En sus pesadillas, soñaba algunas veces que el gran lama decidía bruscamente complicar un poco más la operación y que había que proseguir el trabajo hasta el año 2060. El hombre parecía muy capaz de una cosa así.
Crujió la pesada puerta de madera. Chuk se reunió con él en la terraza. Chuk estaba fumando un cigarro, como de costumbre. Se había hecho popular entre los lamas repartiéndoles habanos. «Aquellos individuos podían estar completamente desquiciados —pensó Hanley—, pero no tenían nada de puritanos.» Las frecuentes excursiones al pueblo no habían carecido de interés.
—Escucha, Georges —dijo Chuk—, estoy preocupado.
—¿Se ha estropeado la máquina?
—No.
Chuk se sentó en el parapeto. Fue algo sorprendente, pues, de ordinario, temía el vértigo.
—Acabo de descubrir el objeto de la operación.
—¡Pero si ya lo sabíamos!
—Sabíamos lo que querían hacer los monjes, pero ignorábamos el porqué.
—¡Bah! Están chalados...
—Escucha, Georges, el anciano acaba de explicármelo. Piensan que cuando se hayan escrito todos estos nombres (que, según ellos, son unos nueve mil millones), se habrá alcanzado el divino designio. La raza humana habrá cumplido la misión para la que fue creada.
—Y después, ¿qué? ¿Esperan, acaso, que nos suicidemos?
—Sería inútil. Cuando la lista esté terminada, intervendrá Dios, y todo habrá acabado.
—¿Se acabará el mundo?
Chuk lanzó una risita nerviosa.
—Esto es lo mismo que le he dicho al anciano. Entonces él me ha mirado de un modo extraño, como el maestro a un discípulo particularmente lerdo, y me ha dicho: «¡Oh, no será una cosa tan insignificante!»
Georges reflexionó un momento.
—Es un tipo que, por lo visto, tiene grandes ideas —dijo—, pero no veo que cambie nada la situación. Ya habíamos convenido en que están locos.
—Sí. Pero, ¿no te das cuenta de lo que puede ocurrir? Si, terminadas las listas, no suenan las trompetas del ángel Gabriel, en su versión tibetana, pueden pensar que es por culpa nuestra. A fin de cuentas, utilizan nuestra máquina. No me gusta esto...
—Comprendo... —dijo Georges, muy despacio—, pero ya he visto otros casos parecidos. Cuando yo era pequeñín, hubo en Luisiana un predicador que anunció el fin del mundo para el domingo siguiente. Centenares de personas lo creyeron. Incluso algunas se vendieron sus casas. Pero nadie se encolerizó cuando pasó el domingo. La mayoría pensó que había sido sólo un pequeño error de cálculo, y muchos de ellos siguen creyendo igual.
—Para el caso de que no lo hayas notado, debo advertirte que no estamos en Luisiana. Estamos solos, los dos, entre centenares de monjes. Son muy simpáticos, pero preferiría hallarme lejos cuando el viejo lama se de cuenta del fracaso de la operación.
—Hay una solución: un pequeño sabotaje inofensivo. El avión llega dentro de una semana, y la máquina acabará su trabajo en cuatro días, a razón de veinticuatro horas por día. Sólo tenemos que hacer una reparación que dure tres o cuatro días. Si calculamos bien el tiempo, podemos hallarnos en el aeropuerto cuando salga de la máquina la última palabra.
Siete días más tarde, cuando sus caballitos montañeros descendían la carretera en espiral, Hanley dijo:
—Siento un poco de remordimiento. No huyo porque tenga miedo, sino porque me dan pena. No quisiera ver la cara que pondrá esta buena gente cuando se detenga la máquina.
—Si no me equivoco —dijo Chuk—, han adivinado perfectamente que huíamos, y les ha tenido sin cuidado. Ahora saben que la máquina es absolutamente automática y que huelga 'toda vigilancia. Y también creen que no habrá un después.
Georges se volvió en la silla y se quedó dormido. La mole del monasterio recortaba su parda silueta sobre el sol poniente. Unas lucecitas brillaban de vez en cuando bajo la masa sombría de las murallas, como los tragaluces de un navío en ruta. Eran lámparas eléctricas suspendidas en el circuito de la máquina número cinco.
«¿Qué sucedería con la calculadora eléctrica?
—se preguntó Georges—. ¿La destruirían los monjes, a impulsos del furor y el desengaño? ¿O volverían a comenzar de nuevo?»
Como si todavía estuviese allí, veía todo lo que pasaba en aquel momento en la montaña, detrás de las murallas. El gran lama y sus auxiliares examinaban las hojas, mientras los novicios recortaban nombres extravagantes y los pegaban en el enorme cuaderno. Y todo esto se realizaba en medio de un religioso silencio. No se oía más que el tableteo de la máquina, golpeando el papel como una lluvia mansa. La propia máquina calculadora, que combinaba millares de letras por segundo, era absolutamente silenciosa...
La voz de Chuk interrumpió sus sueños.
—¡Míralo! ¡He ahí una visión agradable!
Semejante a una minúscula cruz de plata, el viejo avión de transporte «D. C. 3» acababa de po-
sarse allá abajo, en el pequeño aeródromo improvisado. Esta visión daba ganas de beber un
buen trago de whisky helado. Chuk empezó a cantar, pero se interrumpió de pronto. Las montañas parecían restarle ánimos.
Georges consultó su reloj.
—Estaremos en el llano dentro de una hora—dijo. Y añadió—: ¿Crees que habrá terminado el cálculo?
Chuk no respondió, y Georges levantó la cabeza. Vio que el rostro de Chuk estaba muy pálido, vuelto hacia el cielo.
—Mira —murmuró Chuk.
Georges, a su vez, levantó los ojos.
Por última vez, encima de ellos, en la paz de las alturas, las estrellas se apagaban una a una...
Los nueve mil millones de nombres de Dios de Arthur C. Clarke


jueves, septiembre 19, 2013

Amigos










Inventan el "microondas del frío": enfría botellas en sólo 45 segundos

Un innovador electrodoméstico que permitirá enfriar bebidas en pocos segundos causa furor en Europa. Se trata de RapidCool, que podría ser llamado el "microondas del frío", un invento que permite congelar latas y botellas al instante.

 RapidCool, apoyado por los fondos de investigación de la Unión Europea, promete bebidas frías en tan sólo 45 segundos con una tecnología un 80 por ciento más eficiente que las heladeras tradicionales.


El proyecto prevé que los vendedores de bebidas ahorren dinero y también se ayude al medio ambiente al ahorrar 80 por ciento de energía si se compara con las heladeras abiertas y un 54 por ciento en frigoríficos con puerta de cristal.

En el primer caso, el ahorro de electricidad se estima en 1.100 dólares, mientras que en el segundo es de 293 dólares. RapidCool tiene como objetivo además de enfriar pequeñas cantidades bajo demanda, evitar tener grandes heladeras funcionando continuamente para poder ofrecer bebidas frías durante las horas de apertura de los establecimientos.

 La clave del éxito de la tecnología patentada V-Tex de RapidCool es la forma en que la bebida se agita sin que burbujee al abrirse.

Fuente:
diarionorte.com

miércoles, septiembre 18, 2013

Tévez: 'Llorente es el peor compañero que he tenido en ataque'

Fernando Llorente no está atravesando buenos momentos en la Juventus. El delantero de Rincón de Soto (La Rioja) no está contando con minutos en su nuevo equipo y está siendo criticado por la prensa y la afición. No tiene minutos en el Calcio (Liga italiana) y el martes tampoco jugó en Champions ante el Kobenhavn. Pero dichas críticas no llegan sólo del exterior, sino que también llegan desde dentro del vestuario.

Carlos Tévez, uno de los nuevos delanteros de la Juventus ha realizado unas duras declaraciones refiriéndose a Fernando Llorente. Tras el partido de la Champions que empató la Juve ante el Kobenhavn (1-1), el 'Apache' criticó a su compañero de equipo. "Llorente puede valer para el basket, porque a fútbol nunca tuve un compañero en ataque peor", ha declarado Tévez, según 'Sky Italia'.


Fuente:
eitb.com

Alucinado me he quedado, no recuerdo nada igual en estos niveles de buenrollismo...

Un poquillo de arte callejero...











Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...