miércoles, marzo 05, 2014

Las raices del Mal de Roberto Costantini


Hace un par de años me lleve una de esas gratas sorpresas lectoras que caen muy de vez en cuando en la vida del lector voraz, como ya comenté en la reseña que hice aquí de la primera obra de Roberto Costantini, Tu eres el mal, tras comprar por intuición aquel que ha sido sobresaliente título, con lo que de nuevo grata fué mi sorpresa al ver salir al mercado la nueva obra de autor, y rauda mi respuesta lectora, dentro de lo que he podido debido a recientes problemas de salud.

Lo que sin ninguna duda ha sido de nuevo es un libro magnífico.

En este caso Costantini nos lleva a modo precuela de nuevo con el protagonista de Tu eres el mal, el comisario Michele Balistreri que, si en aquella ocasión sus andanzas tenían un breve inicio con un crimen en 1982, para saltar adelante 24 años y transcurrir el libro en el 2006, en esta precuela sabemos que hemos de llegar al menos hasta ese caso de 1982 y lo que siga, pero tomando como punto de partida los orígenes de este italiano de sangre y patria criado como hijo de familia bien en la Libia de finales de los 60. Precuela en un libro que se estructura principalmente en tres partes.

Las dos primeras se desarrollan en Tripoli y alrededores, capital de este país norteafricano, en aquellos años medianamente próspero, pacífico, con una importante colonía de italianos fascistas instalados allí, (entre ellos nuestros protas) llegados tras la derrota de Musolini en la Segunda Guerra Mundial, y donde pese a haber diferencias culturales, religiosas  y económicas las personas viven unidas sin que nada ni nadie produzca ningún tipo de extraña ruptura tan abrupta como hoy en día entre los credos, es allí decía donde comienza a transcurrir la vida de nuestro prota, joven como cualquier otro joven que ha sido, ha decidido o le ha tocado ser el rebelde de buena familia, el conflictivo con caracter, la oveja negra de dos caras.

En estas estupendas dos partes vivimos junto a Mike Balistreri y sus amigos de Mank, Ahmed, Karim y Nico, las pequeñas historias de jovenzuelos macarras, sus relaciones paternofiliales, uno de los pesos pesados de la obra, o sus amores y desamores con Laura, o su pasión adolescente con la madre de esta, Marlene, bien sea por Libia o Egipto, con el interesante añadido que ello conlleva por la diferencia cultural.

Por supuesto, no han de faltar los crímenes, asesinatos y traiciones, grandes y pequeños, con o sin sangre pero siempre dolorosos, si, de los que no he de decir ni mu, por aquello de no hablar mas de la cuenta.

Y por supuesto, por encima de todo, como ya ocurriera con Tu eres el mal, esta el componente histórico del asunto, que en este caso es mayor, ya que la novela es un verdadero fresco histórico de aquellos años en Libia,  (y alrededores, Italia, E.E.U.U., Egipto, Israel...), donde la lectura es una verdadera gozada como pocas recuerdo. Porque si, todos sabemos que somos títeres de los que manejan los hilos, pero cuando nos lo cuentan, una vez más, sencillito, con nombres claros, y vemos, una vez más, lo fácil que es hacernos pasar por el aro....aplausos.

Y cuando crees que ya esta bien, que has leido un libro sobresaliente, que vaya pena que se haya acabado, te das cuenta de que te quedan unas 200 páginas, te das cuenta de que te queda la tercera parte de la historia, ya que acabas de rebasar el que fuera punto de partida del otro libro, y que ahora estas en territorio virgen. Y vuelves a jugar a futbol con Costantinini. Y vuelve Angelo. Y cuando volvéis de ver a Italia, en Barcelona, en Sarriá, resulta que Messi aparece muerta, y los fantasmas libios de Michelle Balistreri regresan para tu disfrute...!!!

Puntuación: Sobresaliente
Una excelente novela histórica. Una excelente novela policíaca.

1 comentario:

grendel (Locos por la tele) dijo...

Tomo nota y a la lista de espera!.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...