domingo, abril 13, 2014

Whaligoë


Estamos en el Siglo XIX, donde un escritor medio exitoso pagado de si mismo, en horas bajas o más , y su musa, que ya no le produce la pasión que debiera ni la recibe a su vez, llegan huyendo de Londres de algún tipo de lio de lio de faldas, a una aldea de la Escocia profunda costera, donde por azares del destino resulta que vive huyendo de la fama que aquellos persiguen el escritor mas famoso del momento en la populosa capital británica....

Una vaporosa presencia fantasmagórica femenina recorre por la noches el cementerio de la aldea...

Los gallos pelean y mueren entre apuestas en la arena, mientras los hombre igual de gallardos o más o menos tratan de conquistar a las mujeres de la aldea o de fuera de ella...

Secretos, verdades, rencores y odios salen a la luz con el detonante que supone la llegada de nuestros dos forasteros protagonistas al entorno local,  en una delicia de cómic, con un dibujo que solo puedo catalogar como precioso en su totalidad, expresivo en sus rostros, de narración precisa y fluida, acompañado de un bonito, exquisito color.

Todo ello al servicio de un guión soberbio, un guión, una historia que merece, que pide a gritos ser recitada en las tablas de algún teatro clásico, o adaptado a la gran pantalla por algún director inglés de mano firme y gusto por el buen cine de adaptación decimonónica, abundante de diálogos chispeantes, personajes grises y situaciones dramáticas, como la vida misma.

Puntuación: Sobresale
Una sorpresa no, ya que conocidos por sus buenas maneras en obras anteriores son Yann y Virginie Augustin, una sorpresa no, decía, una delicia, un sorpresón....!!!

PD: Sin haber leído el original francés, un aplauso a la traducción que nos permite disfrutar de una lectura que por momentos nos parece escrita por algún glorioso poeta clásico español, o algún gran autor teatral, y eso, aunque lo hayan escrito otros, hay que traducirlo para que se disfrute después así. Bravo.



No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...