lunes, julio 21, 2014

Morir o Matar. Bilbao Basket y lo que esconde la ACB con una liga de 17 equipos


Morir o matar, no hay otra opción. No hay tiempo que perder, Bilbao Basket está obligado a defender sus intereses y luchar para volver a ser readmitido en la ACB. Se han incumplido los Estatutos amparándose en la mayoría por unanimidad asamblearia provocando una cacicada que puede sentar un precedente en los clubes ACB. El baloncesto español sufre un gran déficit provocado por sus propias normas. Un sistema como círculo vicioso que alenta el endeudamiento en el largo plazo a partir de la formalización de reconocimientos de deuda, aplazamientos con las administraciones públicas con el fin de no superar el 15% de deudas líquidas, pendientes y exigibles que provocan la expulsión de un club como socio miembro de la ACB.
Con Bilbao Basket la ACB  no está hablando nada claro. Francisco Roca desconoce la normativa y aplica criterios sin ningún tipo de fundamento jurídico. La decisión puede ser tumbada por la justicia ordinaria, lo sucedido con el Bilbao Basket es lo mismo  que sucedió con el CB Valladolid hace dos temporadas. No es lo mismo  ser un club en causa de disolución que no merece continuar en la ACB que un club que sólo debe reponer el Fondo de Garantía Salarial en una fecha concreta. Por ejemplo, la ACB insiste en asegurar que el Bilbao Basket supera el 15% de deudas líquidas, pendientes y exigibles a fecha de 30 de Mayo, cuando es rotundamente falso. Los jugadores del Bilbao Basket sólo reclamaron el 10% de sus mensualidades no cobradas a fecha de 30 de Mayo. De hecho no agotaron el  Fondo de Garantía Salarial. Otra cuestión es que efectivamente el club adeuda cerca del 75% de las mensualidades a la plantilla, pero sobre el papel,  fruto de ese sistema de regulación recogido en los Estatutos, el Bilbao Basket sólo adeuda el 10% a los jugadores.
La ACB es consciente que la expulsión  del Bilbao Basket tiene defensa jurídica  con altas probabilidades de ser estimada y fallar a favor de los bilbaínos. En primer lugar, a día de hoy, el Bilbao Basket no está inscrito en la liga al estar expulsado como socio miembro de la ACB. Los clubes lo aprobaron porque temían que con el aplazamiento recogido en los Estatutos el Bilbao Basket lo aprovechara  para entrar en concurso de acreedores y así evitar su expulsión administrativa de la ACB. Como sucedió con el Lucentum Alicante. Bilbao Basket al estar expulsado pierde los derechos del canon de inscripción y así el canon de ascensos y descensos; se le han usurpado sus derechos, básicamente  porque el fondo  de ascensos y descensos sólo se abona por descenso deportivo, no por descenso administrativo. Dicho de otra forma, los Estatutos recogen que el Bilbao Basket al ser expulsado como  socio miembro de la ACB ha perdido 4 millones más IVA, léase 5 millones de euros y si quiere volver a participar en la ACB deberá abonar el mismo importe para formalizar su inscripción siempre y cuando ascienda deportivamente desde LEB Oro.
En la Asamblea  celebrada el viernes se debatió largo y tendido. Y Francisco Roca lo sabe. Se aprobó no poner a concurso la plaza del Bilbao Basket por una motivo fácil de explicar. Si hubiesen vendido la plaza otro club, en  caso de judicialización de la expulsión del club si la justicia les da la razón, la ACB debe readmitirlos por imposición judicial. Lo que provocaría que la ACB en lugar de los 18 equipos participantes tuviese 19 equipos. Ese riesgo  fue razonado por Esther Queraltó y Francisco Roca, de ahí que los clubes por un aspecto aprobasen que la cantidad del fondo de ascensos y descensos del Bilbao Basket se aprovisionase. Se le insistió a Esther Queraltó para que incluyera en el acta que “no se pagara ni un euro al Bilbao Basket”. Luego Francisco Roca en el programa Radio Goles de la Radio Televisión Gallega aseguró, de nuevo sin ningún tipo de rigor, que los derechos ACB del Bilbao Basket se mantienen y que el canon de ascensos y descensos se puede abonar siempre y cuando depositen los 196.000 euros del Fondo de Garantía Salarial.  Es decir, Francisco Roca mintió gravemente e hizo una exhibición del desconocimiento de la normativa impropia de un Presidente ACB.
Traduciendo las palabras de Francisco Roca en el programa Radio Goles  lo que se manifiesta es la voluntad de pacto de la ACB  con el Bilbao Basket para que no haya una demanda jurídica.  Léase, mantener los derechos ACB y abono del  canon de ascensos y descensos  para evitar judicializar la expulsión del Bilbao Basket como miembro de la ACB. Lo que no comprende Francisco Roca es que de haber un pacto como el que pretende será abrir otro precedente para que Penya, Estudiantes o Manresa en un momento dado puedan acogerse al descenso administrativo  sin perder sus derechos  en la ACB. Todo fruto del miedo a un posible juicio, en Calle Iradier saben perfectamente que el juez puede imponer la readmisión del Bilbao Basket. Y pedir responsabilidades por abonar a costas Vassileiadis 90.000 euros del Fondo de Garantía Salarial esta  temporada cuando tiene un reconocimiento de deuda por parte del Bilbao  Basket, incumpliéndose de nuevo el reglamento por parte de la Calle ACB. Por eso es cuestión de dar la cara, poner el dinero necesario para reponer el Fondo de Garantía Salarial y luchar por defender   unos intereses. Morir o matar para que lo que esconde la Calle Iradier salte por los aires.

Fuente:
elcontraataque.es

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...