martes, febrero 17, 2015

La Cueva de los Sueños Olvidados documental de Werner Herzog (completo subtitulado)


Durante más de 20.000 años, la cueva de Chauvet permaneció totalmente aislada del mundo debido al derrumbamiento de una pared de roca en su entrada. Su interior, incrustado de cristales, tiene el tamaño de un campo de fútbol y está sembrado de restos petrificados de mamíferos gigantes de la Edad de Hielo.
En 1994, los científicos descubrieron las cavernas y en ellas encontraron cientos de pinturas rupestres en perfecto estado. Obras de arte espectaculares que tienen más de 30.000 años (casi dos veces más que cualquier descubrimiento de estas características). Estas obras se remontan a una era donde los Neandertales aún vagaban por la tierra y los osos, mamuts y leones de la Edad de Hielo eran las poblaciones dominantes de Europa. Desde entonces, sólo un pequeño grupo de personas ha tenido acceso a la Cueva de Chauvet. Antes de que Herzog lograra entrar, su contenido pasó casi desapercibido. Al filmar en 3D, Herzog ha logrado captar el asombro y la belleza de uno de los lugares más sobrecogedores del planeta, un emplazamiento que le invitó a meditar sobre sus habitantes originales, el nacimiento del arte y los curiosos visitantes que visitan la cueva en la actualidad.

El cineasta Werner Herzog ya sorprendió con su última película documental Encuentros en el fin del mundo. Con La Cueva de los Sueños Olvidados el director reconoce haber hecho realidad un sueño de juventud. Herzog cuenta que "Mi despertar intelectual y espiritual está conectado a las pinturas rupestres de una cueva del Paleolítico. A los doce años, en el escaparate de una librería, descubrí la portada de un libro en el que aparecía el dibujo de un caballo, perteneciente a la Cueva de Lascaux. Me invadió un entusiasmo indescriptible: quería ese libro; necesitaba tenerlo. Como mi paga de niño era 1 dólar al mes, empecé a trabajar como recoge-pelotas en las pistas de tenis y le pedía dinero prestado a mis hermanos. Por lo menos una vez por semana, con el corazón desbocado, me acercaba al escaparate para ver si el libro aún estaba allí. Aparentemente, creía que sólo existía ese. Me llevó más de medio año poder comprar y abrir aquel libro. El estremecimiento que sentí entonces nunca me ha abandonado".

Lo más llamativo de esta cueva es que de acuerdo con los métodos más precisos de datación sitúan su antigüedad de entre 32 y 30 mil años antes del presente, lo cual las convierte en el santuario de arte rupestre más antiguo del mundo. Pero no es sólo la antigüedad lo que llama la atención, sino que es sobretodo el estilo pictórico, ya que ese estilo más refinado jamás encontrado.

Herzog combina su talento como mago de imágenes inolvidables, explorador de paisajes prohibidos y filósofo poético que ilumina el entorno para celebrar las visiones más antiguas de la humanidad. La cueva de Chauvet, que contiene las pinturas rupestres más antiguas, se considera uno de los lugares más bellos de arte prehistórico. Cientos de pinturas rupestres representan por lo menos trece especies diferentes incluyendo caballos, venados, leones, panteras, osos, rinocerontes e incluso hienas.

Los artistas de entonces usaron técnicas inéditas en pintura rupestre convirtiendo así a la Cueva de Chauvet en un archivo importantísimo sobre la vida del Paleolítico en todo su esplendor.
Para poder preservar las pinturas rupestres, un equipo reducido de científicos, liderados por el arqueólogo Jean-Michel Geneste, ocuparon una base minúscula con acceso a la cueva solamente durante unas semanas en la primavera y el otoño. La conservadora de la cueva de Chauvet, Dominique Baffier actuó como guardián en nombre del gobierno francés e impuso el protocolo más estricto a aquellos que tenían acceso a este lugar restringido. Los altos niveles de dióxido de carbono y radón hicieron que el trabajo en el interior de la cueva se limitara a tan sólo dos horas al día.

A pesar de que muchos cineastas habían solicitado permiso para filmar dentro de la cueva de Chauvet, fue Herzog el único en lograrlo. Durante una reunión con Frédéric Mitterrand, el Ministro de Cultura francés, Herzog se ofreció como empleado del gobierno por el sueldo de 1 euro y estaba dispuesto a pagar impuestos. Era una oferta que las autoridades culturales francesas no podían rechazar y permitieron que Herzog y su reducido equipo de producción formara parte del equipo científico de la cueva Chauvet. En la primavera del 2010 entraron a filmar y documentar el interior y su contenido. Pero la filmación sólo se podía realizar desde las pasarelas metálicas que abarcan la cueva. 



El reto de filmar estas obras de arte y en circunstancias tan difíciles, motivó a Herzog y a su equipo a rodar el documental en 3D. zoom Uno de los expertos en arte prehistorico con el atuendo que debían vestir los moradores de la cueva. Herzog como es habitual en sus documentales hace que estos destilen su peculiar forma de pensar. En este sentido el final del film no podía ser más ingenioso. La firma artística en la fotografia la pone un colaborador habitual de este, Peter Zeitlinger, quien se encargó de re-construir y diseñar adaptadores para las cámaras 3-D, utilizando equipos traídos desde Estados Unidos y otras partes de Europa. Superando estas complicaciones y otros obstáculos, pudieron finalmente pasar varias semanas intensas de rodaje durante los meses de marzo y abril del 2010. Esta es una película que como algunos críticos ya han advertido: "Si eres miembro de la raza humana, deberías ver esta película". 

La tenéis aquí:



Fuentes:
terra.org
youtube.com
google.com
filmaffinitty.com

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...