lunes, febrero 16, 2015

Vayan por ejemplo tres mangas de Milky Way Ediciones que deberías leer

Ojito con esta editorial que, tras un inicio titubeante, (como por otra parte se podría considerar normal al nacer el niño), se esta poco a poco haciendo su hueco, entre el lector adulto de seinen, gegika o cualquiera con ganas de ello, por su ya normal distribución, lo que hace que podamos comprar sus obras en nuestra droguería habitual, pero principalmente por la calidad de estas, con un puntito diferente además en cuanto a lo que su catálogo nos ofrece...intriga, mal rollete por humanos deshumanizados, crueldad, bondad, mala gente, buena gente, silencios...personas en situaciones que les hacen ver como son, y a su vez a nosotros pensar como seríamos....todo ello repleto de apabullante sencillez, solo para nuestros ojos.


En La chica a la orilla del mar (dos tomos historia cerrada) el precioso dibujo de Inio Asano nos cuenta como Sato e Isobe son dos adolescentes que viven sus días de colegiales en un tranquilo pueblo costero. Ambos deciden embarcarse en una relación puramente física, pero pronto se darán cuenta que dejar de lado los sentimientos resulta muy complicado....contado esto con una puesta en escena milimétrica, desasosegante, con un par de gigantescos pasos adelante en una historia que bucea no solo en los diferentes tipos de relaciones que se pueden dar, sino en lo diferente que pueden ser sus vidas, sus ideas, sus aspiraciones, sus manías....brillante, adictiva, la más adulta de las tres, y no solo por las escenas sexuales explícitas.



En Los dioses mienten, (tomo único) Kaori Ozaki nos cuenta como Corría el verano en que Natsuru tenía once años. Desde que rechazó a una compañera de clase el día de San Valentín, las chicas de su colegio no han vuelto a dirigirle la palabra, y decidieron desde entonces, ignorarle por completo. Pero justo antes de las vacaciones, todo cambia. Suzumura, la chica más alta de su clase, de repente, le habla. Ambos comenzarán un tierna relación de amistad, pero Natsuru pronto descubrirá que Suzumura esconde un terrible secreto....y vaya que si es un secreto.

Historia sencilla, humilde, íntima que como tal se nos cuenta, de personas sencillas, humildes, con sus problemas en la vida. Una pequeña delicia de precioso dibujo, mas próxima a ser para todos los públicos, que las otras obras de la editorial, eso si, sabiendo que esto es drama, esto es vida....


En Cibercafé a la deriva, (serie abierta, cinco tomos en español, siete en japonés) , Shuzo Osimi se casca una claro homenaje de actualización del genial clásico de terror que es Aula a la deriva de Kazuo Umezu, (del que hablé en su día aquí), en este caso haciendo desaparecer de nuestro mundo un cibercafé, que aparecerá en un desolado lugar, una especie de lago o pantano de poca profundidad, sin final a la vista se miré hacia donde se mire, sin mas habitantes que algún que otro bicho hijoputa o algún raro pez....

Aquí, en este entorno cerrado con reparto coral, veremos de nuevo como el peor enemigo del hombre no es otro que el hombre, ya que cada componente del grupo tirará por su camino para sobrevivir, ya sea en modo buena persona, pareja de novios, amigos, débil hombre o mujer, o dictador malvado desatado....todos ellos están en el mismo entuerto, con pocos o ningún medio y sin saber que ha pasado, o que va a pasar.

Un buen dibujo, dinámico, pelin menos elegante que los anteriores, lo que encaja en esta historia, que sin duda es mas sucia y violenta, llegando al extremo en muchas ocasiones. Terror, supervivencia y personas, nada bueno puede salir de ahí...para ellos claro, ya que para el lector si que lo es.


Puntuación: Todos ellos entre notable y sobresaliente, según el momento, según el título.
Y así con estos tres ejemplos de una tacada recomiendo las obras de esta editorial,  porque tienen algunos más también interesantes, distintos, estimulantes



No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...