martes, febrero 18, 2020

5 o 6 balas perdidas


Como espectador imparcial siempre es grato ver sufrir a Virginia Applejack, y todos esos tristes perdedores que malviven o sobreviven a su alrededor.

En estos dos tomos, que me he devorado anoche, no pierden la forma los Lapham ni su protagonista, que sigue creciendo ante nuestros ojos, mientras aparenta poder explotar en cualquier momento, al igual que cualquiera del estupendo reparto de secundarios.

Cuándo termino una lectura que me ha llegado,  unicamente pienso que seguiría leyendo en ese mundo, en esta ocasión así ha sido, y con mayor motivo tras el soberbio final del sexto tomo.

Costumbrismo sucio, costumbrismo bueno, balas de realidad.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...