sábado, marzo 13, 2021

El juicio de Miracle Creek


Siempre que aparece en el horizonte una nueva editorial es una muy buena noticia. Si además los títulos que anuncia tienen buena prensa en origen, ni te cuento.

Trini Vergara Ediciones ha desembarcado a tope, con energía y potencia, con muchas ganas de gustar, tanto bajo el sello de serie negra Motus, como bajo el sello Gamon de fantasía, dónde también hay sin duda obras apetecibles, además de la ya leída, comentada y recomendada hace unos días por estos lares, Reyes de la Tierra Salvaje. Promete buenos momentos esta nueva editorial, bien trabajados, y por ahora cumple. 

Tenía por lo tanto mucha, mucha curiosidad por este primer título bajo sello Motus, que llega avalado por su incuestionable éxito al otro lado del charco, y con, ni más ni menos, que todo un Edgar bajo el brazo.

Y la verdad es que me ha gustado, pero incluso más que eso, ya que siendo una primera novela me parece sobresaliente.

Coreana en origen, estadounidense de adopción, estudiante aplicada, exitosa abogada, todo lo hace bien esta Angie Kim que, faltaría más, escribir también lo lleva como si hubiese nacido para ello. Prosa suelta, valiente, sin adornos sobrantes, buenos diálogos y descripciones cuando toca, incluso esquemas o dibujos en la parte judicial, en la que destaca. Perfecto todo. 

En esta su primera obra, nos trae una novela que claramente se diferencia en tres narraciones, que se necesitan y complementan para lograr un todo. 

De un lado el caso, lo judicial, dónde demuestra la autora que de ello trabaja, y nos lleva muy entretenidos en plan serie o peli de esas que todos hemos disfrutado, con los trucos y trampas de abogados y fiscales, o las mentiras y sorpresas que produce el paso de los días en la sala.

Por otra parte tenemos la memoria, lo interesante del modo de vida de los coreanos, allá en su país, o como inmigrantes pobres buscando el sueño americano. Se nota que la autora esto lo ha vivido, y nos lo muestra con la crudeza necesaria, real, interesante. Duro. 

Por último nos lleva de la mano en el día a día de padres y madres de niños y niñas con necesidades especiales, por su diferente condición física o mental. Muy trabajado, investigado, más crudo, real, interesante. Más duro.

A estos tres motores la argamasa unificadora se la dan el misterio, la intriga sobre la culpabilidad de nuestra acusada, o no, y una soberbia representación de los diversos seres humanos que pueblan la obra, con sus pecados y bondades, mientras vemos abrirse ante nosotros las relaciones entre ellos, los secretos y miserias de cualquier pueblo o familia que se precie. 

Sumando todo esto acaba quedando un estupendo coctel, que a veces se alarga demasiado en devaneos instrospectivos de los personajes, que normalmente dotan de interés al conjunto, o deshechan hojas de la margarita de resolución de caso, pero en algunas páginas ralentizan y lastran más que ayudan. Nada grave. 

Original por el tipo de caso, interesante por mucho de lo que nos enseña de cultura, medicina o judicatura, fría realidad novelizada, lejos de otros con más calor o acción, recomendable sin duda para cualquiera al que le pique el gusanillo. Un texto que produce reflexiones de calado, de una autora a seguir, en una editorial a seguir.

PD:

La edición del libro como tal es de sobresaliente. Buen papel, tapa blanda cómoda, se abre y aguanta, buen precio, muy buena primera edición.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...