sábado, abril 24, 2021

La última sonrisa en Sunder City

De los tres títulos que ha publicado de salida el sello fantástico Gamon, era este, por mucho, el que menos me apetecía. Sinceramente, no me lo quería leer. Tras haberme gustado mucho las otras dos obras del sello, Los Reyes de la Tierra Salvaje y Promesa de Sangre, decidí darle una oportunidad a esta historia de fantasía urbana, género que salvo lo de Butcher no he tocado apenas, no siendo de mis favoritos obviamente. 

Y ha sido un acierto, un sorpresón.

Estamos en una de esas pelis de negro, negro, negrísimo, con su detective perdedor, borrachuzo fumador, con sombrero y gabardina. Una de las de Dashiell Hammet, de las de Marlowe, con Humpfrey Bogart en blanco y negro. Con alguien que viene a encargarle algo a su oficina cochambrosa, llena de polvo que se ve a contraluz, a darle un caso de esos de desaparición de la amante, o del hijo, o de ambos o de ninguno.

Pero realmente no estamos ahí, en los suburbios de ciudad yanki del siglo pasado, pero casi, porque no es que Sunder City y Fetch Phillips beban algo de estas referencias, es que beben litros y litros de ellas, sin pudor, sin querer disimularlo, y, de lo mejor de esta obra, tomando todo lo bueno de ello, le dan su propia forma al asunto.

Y es que nuestro prota, detective perdedor, con adiciones varias, turbio, odioso a ratos, romántico empedernido merecedor de nuestra lástima mayormente, va a aceptar un caso de desaparición, de esos que he comentado arriba, con la particularidad en esta ocasión de que el desaparecido es un vampiro...

Funciona de maravilla como novela negra, funciona de maravilla como novela de fantasía, muerta, en un mundo poblado por razas fantásticas de todo tipo, enanos, gigantes, elfos, dragones, gnomos, hombres lobo, etc...la que quieras, en el que el odiado es el humano, por algo que sucedió con la magia, la llamada "Coda" que significó el final de la misma y...

Mientras avanza en la investigación de su caso, nuestro prota nos hará bucear en sus recuerdos, para mostrarnos su pasado y el de su mundo, su historia y la de miles, de tal manera que el lector constante se entere de que sucedió y de como hemos llegado a lo que vemos hoy en Sunder City.

Y así, sin darnos cuenta, es como hemos llegado a la mencionada estupenda mezcla, camino propio, que logra Luke Arnold, mentiroso cocinero pirata televisivo hasta ahora, (me gustó, he visto aquella serie), magnífico escritor a partir de aquí, por esta novela y espero y deseo que por muchas más, que como esta, nos lleguen hasta la médula.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...