domingo, julio 11, 2021

Mañana no estás y Luna azul, de Lee Child

 

Uno de mis pecados confesos es empujarme de vez en cuando alguna novela de Lee Child y su Jack Reacher, que sí, que no es la más alta de las literaturas, de las consideradas como tales, pero oye, me lo paso de puta madre con este escritor y su superprota improbable.

No miro más allá del entretenimiento puro y duro, paso de estilos, politiqueos o demás temas, pura búsqueda de alejamiento de lo mundano, y de eso esta repleto esto, página tras página. Lee Child es muy, muy, muy bueno en lo suyo.

Dos textos de Reacher tenía apalancados para las soleadas y ociosas tarde/noches veraniegas de este 2021, y voy a tener que buscar otros dos, muchos no me quedan por leer de esta serie, si me apuras un par más. O habrá que tirar por otro personaje de estos excesivos, ideales para evasiones ligeras. Pero esos serán otra historia, otro día lo cuento.

Como decía, dos tenía, devorados han sido estos últimos días, disfrutando como un enano con Reacher, ese gigantón, que siempre es el mejor, más fuerte y más listo allá dónde le lleve la vida.

En esta ocasión, dos novelas igual de buenas, en la una con Reacher metiéndose en medio de un marronazo de luchas de bandas, al más puro estilo Por un puñado de dólares, tocando los cojones a unos y otros, tratando de llegar a su objetivo, por supuesto. En la otra, con Reacher metido en medio de una marronazo, que aparenta ser de tema terrorista, pero que igual no es lo que parece, y seguro que es más, lo cual soltará, como no, a nuestro prota en modo tocando los cojones al personal. El puto amo es en esto.

Una vez más, dos, para servidor, en busca de evasión y diversión, leer a Lee Child ha sido simple y llanamente una gozada. No esperaba ni más, ni menos.



No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...