miércoles, noviembre 10, 2021

Dragones de frontera

Me ha gustado mucho, mucho, esta ficción histórica que nos lleva a conocer a los Dragones de Cuera, aquellos soldados a caballo encargados de mantener la paz y vigilar la frontera norte de Nueva España, extensa línea fronteriza que allá por 1700 y pico a 1800 y pico, abarcaba territorios de Texas, Nuevo México, Colorado, Arizona, Nevada y California.

Guión muy trabajado por parte de Harriet en cuanto a lo documental, riguroso, mezclando con oficio hechos, personajes y lugares históricos, con la pura inventiva que hace que la obra avance como un reloj, narrativamente eficaz y siempre entretenida merced a la imparable acción continua.

Entretenida como folletín de aventurillas, como western clásico pese a no serlo, tenemos como es habitual a los nativos americanos, los indios de toda la vida y sus costumbres, enfrentándose a lo que les viene encima porque sí, con situaciones tan increiblemente absurdas como reales, como puede ser darles títulos de propiedad a estos indígenas que llevaran años viviendo allá... Es por lo tanto sobre todo entretenida por original, no por los indios, sino debido a lo poco visto que está en cualquier medio lo acontecido en aquel lugar en aquella época.

Lugar en el que los españoles eran una de las poderosas fuerzas que lo habitaban, y digo una, pese a que entoces pudiera ser la que más, con permiso de los diferentes pueblos que allí estaban antes que ellos, como apaches o mescaleros entre otros, pero sobre todo con permiso de los poderosos miembros de la Nación Comanche, que discreparían en cuanto a que pueblo era el más poderoso bajo el duro sol de la zona.

Sol, que como todo el resto de lo paisajistico, o de vestuario, edificaciones, animales, rostros, expresiones y demás elementos de cualquier viñeta escogida al azar, clavaun estupendo Iván Gil, que logra sumergirnos en todo momento en la historia, su momento, su dureza y su crudeza, dejando páginas verdaderamente detalladas, tanto en primero, como en segundo o tercer plano, así como en los detallados fondos. Asimismo es de recibo destacar el color de Garluk Aguirre, que con una acertada paleta completa la ecuación a la perfección, logrando una perfecta inmersión climática.

En definitiva, una obra muy recomendable sin duda, muy bien editada con gozosos extras finales, que gustará a todo aquel al que pique el gusanillo del mezcal, y que aportará, o al menos a mí así me ha pasado, una lectura divertida, a la vez que educativa, ya que se introducen multitud de palabras, costumbres y demás curiosidades del momento, interesantes, con notas aclaratorias a pié de página. Y por supuesto más interesante si cabe, por el desconocimiento de aquellos hechos históricos, y por aquello de que descubrir algo siempre es grato. 

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...