domingo, noviembre 14, 2021

El derecho de los lobos de Stefano De Bellis y Edgardo Fiorillo

Nivelón de novelón ha sido esta inmersión en lo más profundo de la antigua Roma, desde el punto de vista de una aventura detectivesca, jurídica, política y de acción.

Siempre es grato viajar a aquella época de esplendor y miseria, de sangre, vino, puñaladas, sexo, sabiduria y triunfos al ritmo del gladio y los oradores excepcionales. Siempre es interesante recordar, aunque séan ficcionados por exigencias narrativas, sucesos y personajes históricos de cuando Roma era el centro del mundo, vitales en multiples niveles para nuestra sociedad y las que vendrán. 

Pero es que esta novela es una joya sorprendente, bajo un disfraz histórico, que funciona como tal, se encuentra un thriller de los de no soltar. Y es que nos sumerge en una ambientación excepcional, con varias subtramas y un buen número de secundarios interesantes, trabajados ,que nos hacen fluir en la lectura de las dos tramas principales y sus protagonistas.

Trama principal la una con el tejemaneje social, político, económico y judicial de la élite, con un jóven y ambicioso abogado, el conocido hoy mundialmente Cicerón, al que le ofrecen un caso en apariencia banal, y con pocas opciones de ganar y ser útil en su atascada carrera. Un caso que desde el primer momento destaca como algo raro, extraño, claramente repleto de secretos dentro de secretos. Secretos que habrán de afectar a los más poderosos entre los poderosos, o no.

Trama principal la otra con un trío calavera, los Tito, Gabelo y Astrágalo, embarcados en la misión de encontrar a un conocido personaje, el principal proveedor de sexo en la capital del Imperio, sospechoso y único testigo de un atroz crimen. Tres personajes desarrollados de una manera soberbia mas negros que blancos, que se mueven grises en el día a día de los peores lugares de la Suburra romana. Un delicioso viaje hacia el interior del imperio en el que tratan de dar con la pista del alcahuete, personaje vital al que no son, ni mucho menos, los únicos que le quieren encontrar. De nuevo algo huele además de la sangre, secretos dentro de secretos, sorpresas y misterios, que vete a saber a quien o quienes afectaran.

Escrito como los buenos, de lectura ágil y sencilla, pinceladas las justas para hacernos viajar en el tiempo, multitud de trufas en forma de personajes reales, fresco romano fielmente documentando en lo que tiene que serlo, muy divertido y disfrutón. Un libro en el que los autores saben en todo momento lo que quieren, a dónde van y por dónde llevarnos, de tal manera que sea devorado a todo ritmo.

Gozadón. 

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...